20 de junio de 2015

Coño, esto es muy largo, paso de leerlo


Tal vez(es retórica coño)deje mucho que desear como persona; pero antes era un hijoputa. Esto tiene que ver con el nuevo Orden mundial que se está gestando a nuestras(vuelve a ser retórica) espaldas. Quiero decir: que el mundo está lleno de hijoputas. Tal vez(sí, retóricamente. Reminiscencias de cuando era un...), tal vez, consiga en el momento de mi muerte decir, con todo el derecho, yo hice algo por este mundo. Por parte de este mundo. Por algunos de vosotros. Por ti. Y no es que sea obligatorio. Es que ser un hijoputa se hace, no se nace. Y cuanto más hijoputa eres, más gente sufre, más gente cae, más gente muere. De muchas cosas. De pena, de hambre, de asco. O lo que es lo mismo, sin hijoputas, todo sería mejor. África por ejemplo no sería África, si no un hermoso país de interminables sabanas donde todo el mundo tendría un grifo de agua en su casa. La guerra de los cien años habría durado media hora, y pagar la factura de la luz, no significaría dejar de beber leche o quemar libros para no encender la estufa. Sin hijoputas no hubieran muerto seis millones de judios ni Hiroshima sería una canción. O La vecina del tercero no tendría que ponerse esas enormes gafas de sol en pleno invierno para ocultar los moretones. Sin hijoputas los inviernos no serían tan largos. Hijoputas que nos tapan la boca para que no tengamos nada que decir, con una parrilla televisiva acorde a nuestro rango: ovejas de carril. ¿Por qué en los colegios no enseñan a los niños a vivir? ¿A no casarse sin antes haber convivido con ea persona? ¿A comer verdura? ¿Qué coño les pasa a las verduras? Pero en vez de eso, ahora se lleva a los niños al psicólogo porque ha visto a Elvis o se ha hecho una pupa en la rodilla. Niño, te tienes que caer. Joder. Y levantarte. ¿Por qué no los enseñan a levantarse? 

Total que un día me puse a desaprender. No quería formar parte del fin del mundo. Del fin del mundo de nadie. Demasiada responsabilidad para alguien que se aferra a la infancia tanto como yo. O mala suerte. Porque abrir los ojos, y esto no es retórica, es muy mala suerte. Nunca más eres feliz. 
Y además en el fondo te pones a pensar y sale más barato. ¿Qué trabajo me cuesta ser amable con un camarero, en vez de escupirle a la cara mis pecados y esperar que me de la razón? Y el café está más bueno. Porque aunque no lo parezca, los camareros también son personas. 
Hasta los hijoputas, alguna vez, fueron personas. Y me dan pena. Porque yo soy feliz con muy poco y ellos nunca tienen suficiente. Suficientes insultos, suficientes yo yo yo, suficiente golpes, suficientes desahucios, suficientes gritos, suficientes, suficientes leyes, suficientes sentencias de muerte.

Lógicamente cualquiera es libre de elegir qué quiere ser. Yo lo hice. A tiempo. Y mi vida se llenó de sonrisas. De manos. De calor. De cosas que no podrían jamás comprarse con dinero.

Siempre va a haber hijoputas.

Y personas que lleguen hasta el final de esta carta, dentro de una botella.



8 comentarios:

  1. Si no fuera por lo cierto y lo bonito que es habría que lavarte la boca con jabón...
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela me metía en un barreño de cinq con agua y jabón que ponía en el patio a calentar al sol. Y mira.

      Besito.

      Eliminar
  2. Vaya! hace un tiempo te hubiera dicho como Fict ( no por nada, es q de nunca me han salido con naturalidad los tacos, soy una enferma lo sé jaja) hoy, ya curada a base de escuchar con los ojos tantos - sigo sin soltarlos, pero me gusta leerlos, dan calor al texto ;-) total, que todo este rollo para decirte q tú jamás de los jamás podrías ser un hijoputa... se hacen, cierto... pero hay que tener cualidades, tú no tienes ninguna... naciste angelito ..( en palabras, al menos.. de lo demás no sé :-) mi duda es si llevas o aro sobre la cabeza ... alas, seguro!;)

    Escribes sonrisas en palabras con cara de pillo de 150 años, de otra forma imposible saber tanto jaja si es que te veo ;))

    Mil gracias y buen finde pequeñín. Muaaaaaaks!




    ...Te devuelvo la botella, el mensaje me lo quedo ;))

    ResponderEliminar
  3. En persona no hay quien me aguante. Menos mal que soy un ente cibernético.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Debe estar de moda eso de ser un hijoputa ya desde el principio de los tiempos...
    Juego de tronos? Ego?
    Y aquí estoy en el interior de la botella rodeada
    de tanta agua.
    con lo sencillo que seria vivir en la ignorancia.
    pero no.
    estaría bien eso "se dan clases para aprender a levantarse" que a caer ya aprende uno solo .
    y uno también va aprendiendo a eliminar hijoputas de su vida.
    Creo que eres una mala influencia para mi vocabulario copón

    ese sarcasmo con el que manejas un tema tan serio. Hay dramatismo. Pero he seguido la línea irónica aunque se podría profundizar y no sólo navegar en la superficie.


    Muakisss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muakis a ti Sandra, eres una Crack. Lo digo en serio.

      Eliminar
    2. Me gustas Billy. Eres un vaso de gintonic con estrellas..

      Eliminar