1 de junio de 2015

Fragmento 4


-¿Cómo se llama esta planta?

-¿Esta? Helen.

-Me encanta. ¿Cuánto vale?

-No se vende.

-Ah...

-Helen es...bueno, estaba aquí. En esa misma ventana. Medio muerta. Pero puedo darte un esqueje si quieres. 

-Está preciosa. ¿Y ese osito? Es para un regalo. 

-Tampoco se vende. 

-¿Tampoco? Y seguro que también tiene una historia.

-Se llama Klein.

-¿Y tienes algo que se venda en la tienda? 

-Todo lo demás.

-Puedes llevarte una canasta de mimbre con flores naturales. Algo, primaveral y alegre. Por ejemplo.

.Me gusta esta.

-Y a mí.

-¿Tampoco se vende?

-No sé...no sé...

-Estás de broma. ¿A que estás de broma?

-Te la envuelvo para regalo. Y le vamos a poner un lacito. ¿Quieres una tarjeta? Y le escribes algo.

-No hace falta. ¿Cuánto es?

-Depende.

-¿Em?

-¿Ves esos brotes? Los ha echado aquí. Es por la luz. Quiere mucha luz.

-Pues la pondré en la terraza.

-Pero no quiere sol. Y no mojes las hojas cuando riegues. Y evita las corrientes de aire.

-¿Y qué más quiere? ¿Música? ¿Vivaldi?

-Mejor Bombay bicycle club. En particular el tema...

-Me van a cerrar la farmacia. ¿A que sí?



2 comentarios:


  1. Pero qué paciencia hay que tenerle a algunos vendedores!!!
    (Y después dicen que el cliente siempre tiene la razón jiji)

    Besos Billy

    ResponderEliminar
  2. Grrrrrrrrrrrrrrrrrr....

    Besitos Vivian bonita.

    ResponderEliminar