25 de junio de 2015

Omóplato


“No lo abras”,
Y lo abría,
“No se toca”,
Y lo tocaba.
“No me quieras”,
Y hasta el asco de querer.
Como si todo lo prohibido, fuera lo único bueno para ella.

Vaya hostia que le dio Caín a Abel, por cierto.

Andaba tan triste por entonces que no salía ni en las fotos, digo,
antes de Adelina.

Y entonces Adelina se sentó sobre el piano.
Con las piernas cruzadas.
Con mi vida en sus manos.
Con aquel dos de espadas
que eran sus ojos, un día:
“Hoy he matado un oso con mis propias manos y
le he quitado el caramelo a un niño”, me dijo,
me dijo:
“Si tiene alas, me lo follo”.

Y me dio un beso.

A mí.

Mientras el mundo entero se paraba.





9 comentarios:

  1. ¿Sabes lo que más me gusta de tu manera de escribir? tus frenadas jaja... te clavas en un punto y... ahí nos despatarras a todos tras de ti;))

    La mejor sensación del mundo, sí.... Mmm ... cuando se para !
    ¡Qué bonita la foto! tiene pies de Adelina! aunque no tenga pinta de matar osos jaja Mil gracias!
    Dos besos, uno para cada omóplato jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí son los pies de Adelina?

      Besito María.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Besitos Ficticia. Joder, soy un profesional de los besitos.

      Eliminar
  3. Jo... a ti no sé que decirte... es que eres un poeta de calle que dice cosas bonitas con palabras sencillas... si pongo vulgares rima y te hago un pareado... creo... que yo de poesía poco entiendo, pero sí de lo que cuentan las letras y tú en cuatro líneas dices un mundo...
    Chapó...
    Besines...

    H, de Haydeé... sí, ya, lo sé... raro de cojones... mis padres, que les gustó el Conde de Montecristo y Haydeé era una de sus amantes... toma ya... :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haydeé. Sí, raro. Y bonito.A mí me gusta y estoy seguro de que a mucha gente también. Gracias por compartirlo con nosotros. Y otra cosa, tú, de lo que tienes que entender entiendes. Y un montón.

      Besitos Perla.

      Eliminar
    2. A mi meencata tu nombre. Cuando era peque, en mi calle había una mercería que se llamaba como tú, su dueña tenía las manos más preciosas que he visto jamás, dedos largos, blaquísimos con una uñas perfectamente arregladas y además mientras envolvía las cosas las movía con tal delicadeza y suavidad que yo me buscaba cualquier disculpa para ir a su tienda a comprar algo solo para que me hiciera cosquillas en le cerebro... es lo que sentía al verla .. jaja ya ves lo que me ha sugerido tu precioso nombre ... Muaaaaaks! para todo el que quiera un besito:)

      Eliminar
  4. "Con mi vida en sus manos."
    ...qué sensación ¿eh?, que se rían el vértigo y el arrebato.

    ResponderEliminar