22 de julio de 2015

Mitades enteras


Me quedo mirando a bebé y le digo, hijo:
la vida es una mierda, no crezcas nunca, y bebé,
vomita la papilla sobre el babero.

Mamá no está bebé.
Se ha ido.
Por esa puerta.

Llevo días envolviendo a bebé en hojas de periódico.

A veces lo quiero tirar por la ventana.

Ni siquiera sé si es mío.

Después le veo llevarse el dedo gordo del pie a la boca y
apago la luz de la cocina y me quedo a dormir en el sofá
con bebé sobre el pecho,

tarareándole que me salve.



6 comentarios:

  1. me tiroteaste dentro una amapola blanca, sólo tú sabes contar así las historias y robarnos de los huesos, desbandadas y pólen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo ambiguo. Es tan excitante.

      Besitos Mareva.

      Eliminar
  2. jaja se nota que has tenido un bebé sobre el corazón, no lo dudes...
    Te salvará, después de matarte dos mil veces!! ;))

    B
    B

    ......( T traduzco: Besito Billy ;)

    ResponderEliminar
  3. ...y bebé envueltoenpapeles, será un futuro niño feliz.

    Eres...grande, Billy

    ResponderEliminar