19 de agosto de 2015

Cabezas de alfiler, parte segunda



Tan ojos tú, tan Paradise -la de Phill Collins-.
Tan mira lo que tengo para ti.
Tan cerca. Tan tibia. Tan suave.

Tan boca del lobo.






4 comentarios:

  1. Tal vez no tenga que ver con lo que opino pero confío que la boca confirme mis deducciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meterme en la boca del lobo ha sido siempre mi deporte favorito. Y luego no me quejo, Mail. Ciertas dosis de dolor estimulan mi metabolismo.

      Eliminar