18 de agosto de 2015

Cabezas de alfiler



Adivinar la arteria y apretar los dientes del caimán o tú,
me te erizas como un gato y te brota una flor lila
-mientras el fuego te consume-,
entre la aorta y la clavícula, allá donde lo blanco de un cisne inmaculado.



3 comentarios: