11 de agosto de 2015

Poema dentro de una chistera



Sin duda: tu sonrisa.
La forma en que cobijas mis manos en tus manos.
Por eso te quiero treinta campos de fútbol. Cuatro ballenas blancas, un tic tac de reloj.
Y otro.
Y otro.
Y otro.
La quinta de Beethoven. Una estrella fugaz, un electrón.

Un lo que puedo-que puedo siempre- y
siempre que puedo,
un-poquito-más.
Otra vuelta de tuerca. Otro quesito del Trivial. Un Tourmalet.

Un trasatlántico.

No es por las tortillas ni la ropa planchada,
porque nunca te andes por las ramas, porque a lo lejos, aquel día, parecías un faro.
Es porque me gusta hacerte cosquillas hasta que casi
te meas en las bragas.

Tampoco porque nunca, te ahogas en un vaso de agua.
Porque no te dan miedo los bichos. Por hacer de celestina con mis calcetines.
Porque siempre que suena esta canción, nos queremos como cerdos en el barro.
Porque no es por el oro o las mimas del rey Salomón ni el arca perdida ni el Santo Grial ni
una entrada para un concierto de los Diret Straits.

Es porque no quiero estar sin ti.



12 comentarios:

  1. Las manos saben de las manos... A un amigo le dije que era conveniente buscar a una mujer que se adaptara a las medidas de su cama: es difícil cambiar de colchón y habituarse a compartirlo. Creo que anda con un metro perfilando curvas. Ese no querer estar sin ti es como no querer desprendernos del cabecero de la alcoba (romanticismo del decorado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coño, Mail, Se te echaba de menos. Esto sin ti no era lo mismo, Espero que estés bien. Un abrazote, desconocido mío.

      Eliminar
  2. Perdona si te di a entender que las mujeres son superfluas, para mi es importante el utillaje...

    ResponderEliminar
  3. Me encanta lo de celestina de los calcetines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Pésudo, todos mis calcetines haciendo vida conyugal gracias a las adorables manos de una Coliflor.

      Besitoooooooooooooooooooooooooooo.

      Eliminar
  4. Tierno y precioso. Muy Billy, sí.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. El hombre que le gusta oler sus pedos se le huyen las mujeres

    ResponderEliminar
  6. Hay mujeres que se pegan a los pedos de sus amantes como a la traición. Me gustan estos comentarios académicos!!!

    ResponderEliminar