7 de agosto de 2015

Sara, Le Fanzine, capítulo final.


Lo tenía justo en la mira. El tipo estaba jugando al golf y lo tenía justo en la mira. El dedo en el gatillo, el pulso firme, la sangre tan fría...Pero no disparó. Sr California siguió haciendo birdies como si aún tuviera toda la vida por delante. Tumbada en aquella azotea donde se había apostado, pensó en Margarita y en cómo le gustaba cuando esta se reclinaba sobre su hombro y le contaba la forma de las nubes, o cuántas estrellas había en el cielo o que mamá, era la mejor mamá del mundo. Pensó en todas las Margaritas que tendría que haber en el campo. Pensó en Susi. En su ridículo nuevo novio o lo que fuera y en cómo Susi llegaba a casa sonriendo como una colegiala. Casi flotando. Pensó en todas las cosas bonitas que se estaba perdiendo.

-¿Sabes lo que has hecho, Sara? Ese tío va a testificar el lunes. Cuando se supone que ya debería estar muerto. Pero no está muerto. ¿Por qué?

-Lo dejo, Parker.

-Nadie lo deja, Sara...

-No tienes por qué hacerles daño. Desapareceré. Me cambiaré el nombre. Empezaré una nueva vida.

-Te encontraremos, Sara, siempre lo hacemos tarde o temprano. Y hallá donde estés, te mandaremos las manitas de esa niña metida en una caja de cartón con un gran lazo rojo.





Sara ha entrado por la puerta diciendo “tenemos que marcharnos”.

Susi está haciendo el desayuno. Margarita aún duerme.

-¿Qué tal por California?

-No me estás escuchando, Susi. Tenemos que marcharnos.

-¿...?

-Tengo que contarte algo, Susi. Siéntate.

Susi no se cree una palabra. Estás loca Sara. ¿Te has drogado?

Hay un coche aparcado en la acera desde hace un buen rato con dos personas dentro.

-Despierta a Margarita, Susi. Ya.

-¿Pero a ti qué te pasa? ¿Entras de pronto y me cuentas que alguien va a venir a matarnos y...y...? No tiene gracia, Sara. Creo que es mejor que te vayas. Que duermas un buen rato porque...

Hay dos tíos saliendo del coche. Entrando en el portal. Cogiendo el ascensor...

Llamando a la puerta.

Eres rápido Parker. Hijo de puta.





-A comerrrrrrrrrrrrrrrrrrrr...

-Un momento cariño, estoy con el final de esta mierda. Lo termino y ya voy.

-O dejas eso ahora mismo y te sientas a la mesa o te pido el divorcio. Estoy harta de tus cuentitos. Siempre estás inventando algo. ¿Y para qué? No se sabe.

-Por favor cariño, es sólo un momento, joder, cómo te pones.

-Deja de escribir. Ahora. La comida se enfría. 



5 comentarios:

  1. Es el mejor final que podrías haberle dado Billy!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Y a mí. hala. Que sea lo que dios quiera.

      besitos Pséudo.

      Eliminar
  3. Flotar como los globos de una colegiala y mirar con cara de bobo sus movimientos oculares. Me gustan esos regalos de manutención (unas manitas saladas). Hay algo de razón en todo eso que tiene que ver con un futuro divorcio: no se sabe, ni se retiene ni importa (casi como una eyaculación).

    ResponderEliminar