3 de agosto de 2015

Sara, Le Fanzine nº 12


Two Days later...

-Toc toc toc.

“No-puede-ser”.

La probabilidad de que un piano blanco caiga sobre ti en mitad del desierto del Sahara es de...puffffff. Pero existe. La vida está llena de probabilidades todo el tiempo. Podría incluso decirse que consiste en eso. En una probabilidad tras otra. Mientras respiramos. En un parpadeo.

“¿Las tres de la madrugada? ¿No te quedó claro, Susi? ¿No saliste de aquí con los ojos empañados? ¿Qué coño le pasa a la gente?”.

A la gente le pasan cosas. Abre, Sara.

-Toc toc toc toc toc toc toc toc toc...

Abre.

-¿Tienes coche?

Susi está delante con Margarita en los brazos. Casi no respira. Ni siquiera parece Margarita. Tan quieta, tan sin decir nada.

A la gente, Sara, no dejan de pasarle cosas.





-Ya pueden entrar a verla. No mucho rato. Yo tampoco tendría ganas de nada después de meterme ese tubo por la boca. El hospital no pondrá ninguna denuncia. Pero guarde más alto esas pastillas de dormir. Parecen caramelos.

Claro que Sara no tiene coche. Pero en minuto y medio estaban cogiendo un taxi al hospital.
La caja de medicamentos estaba vacía. Margarita Tosía. Susi la escuchó vomitar. ¿Qué has hecho Margarita? ¿Por qué lo tocas todo?

-Has venido...

Margarita tiene los labios casi blancos. Sara la tiene cogida de la mano y le está diciendo que qué remedio haber venido, que por qué lo toca todo, que son las seis de la mañana y va a salir el sol. Que si le duele menos. Que no sabe cuánto ha llorado mamá. Ríos. ¿En que estabas pensando, Margarita?

-Parecían caramelos.



2 comentarios:

  1. *cuando me apunté por orden alfabético al parpadeo, ya solo quedaba media probabilidad.
    y me largué descorazonada.*
    otra vez será!!!!!!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Pero será. Hay tantos trenes como segundos en la vida.

    Besitos P.

    ResponderEliminar