21 de septiembre de 2015

Luciérnagas


-¿Qué te pasa?

-...

-¿Me lo vas a decir o voy a tener que preguntarte 24 veces?

-...

-¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa?

-¿Siempre me vas a querer tanto?

-Siempre.



7 comentarios:

  1. Hoy te has rallado, querido Billy. Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Una luciérnaga, justo! eso eres tú. No un luciérnaga... no! ...jaja
    Un estrellito con dos patas que escribe y en vez de volar tú, nos pones alas a nosotros pegándonos letras en los ojos que aletean ;)

    Eres ta rico a veces que te comería jaja

    ResponderEliminar
  3. Mmm Billy, a mí los "siempres" me dan mucho miedo... aún así, es tan bonito cuando te los prometen...
    Besito.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Sí, ya lo sé. Tierno. Muy tierno.....

      Besito Pséudo.

      Eliminar
  5. Si el amor sólo dura veinticuatro preguntas, el "para siempre" tendría que ir entre interrogantes. Generalmente todo se hace más escueto y acaba siendo un: ¿qué te pasa?, ¿te pasa?, ¿pasa? No te has enterado; pues, hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mail, un día me vas a hacer que saque mi lado oscuro. Si cabe.

      Eliminar