23 de septiembre de 2015

Mis charlas con Peter


-Deberías probar a ponerte mis gafas.

-¿Y ser feliz todo el puto día? No lo resistiría, gracias.

-No se acaba el mundo porque se haya muerto un pez naranja.

-Sr Smiht tenía personalidad. Lo había enseñado a comer casi de mi mano.

-Compraremos otro.

-No quiero otro.

-¿No te basta con que haya pasado por tu vida, Peter? ¿Con tus charlas a solas con él en la cocina? ¿De qué hablabais?

-De cosas de hombre y de pescado. Tú qué sabes...

-Tal vez deberíamos hacerle una estatua. Ponerle su nombre a una calle, no sé. Algo que lo perpetuara. O comprar otro. Y ponerle de nombre Sr Smith II. ¿Qué te parece?

-Me parece una mierda.

-Ten.

-Que no me voy a poner tus gafas.

-Una vez. Y ya no te lo digo más.

-Trae. Ya. ¿Ya?

-Pero dime que ves.

-Nada. Tienes cuatro miopías en cada ojo, ¿qué coño quieres que vea?

-Pero pon de tu parte.

-Ohhhhhhhhhhh....

-¿Oh qué?

-Es verdad. ¿Cómo estaba tan ciego? Cuántos colores. Qué bonito todo. Joder, me siento genial, me lo paso todo por el forro de los huevos.

-Trae mis gafas.

-Idiota.

-Estúpido.



8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La conversación con el pez sería igual de constructiva, por eso los amigos nos abandonan y se ahogan en agua del grifo: estúpido, -come limos-, desgraciado, -me la resbala-, te cago en la pecera, -no verás una mierda-...

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, me he reído con los dos, con Billy y con Raúl. !Sois la pera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faemino y Cansado parecemos.

      besitos Celia.

      Eliminar
    2. ¿Cansado de Faemino o Faemino de Cansado?

      Eliminar
  4. Nadie sabe lo que se le puede contar a un pez... me ha encantado, todo.
    Peter es genial, casi tanto como tú.
    Besito.

    ResponderEliminar