7 de septiembre de 2015

Que me entierren debajo del manzano


Después de hacer cien metros mariposa Bonita Chamorro
emergió de la bañera como un barco pirata y
de entre la espuma de romero -y aún con tulipanes en el pelo-,
puso rumbo a mi boca mientras un paso tras otro
las gotitas de agua caían de su piel avellana
y se estrellaban contra el suelo llorando Flor de Luna de Santana.

La amé como se ama una tormenta de verano.
Con las dos manos.
Como un perro rabioso
Podrido de amor.
Totalmente loco.

A Bonita Chamorro las esquinas, le hacían cola para bailar el tango.




3 comentarios:

  1. Podría decírteto en muchas otras entradas que te he leído y no he comentado pero esta es cortita y la acabo de releer...Mmm¡¡FANTÁSTICA!! ... ¡¡¡busca editorial!! manda esto a alguna parte xD! ... que alguien muestre esto al mundo ... tú no tienes que esperar al sorteo para saber que tienes un boleto ganador solo ¡¡CÓMPRALO!! ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría. pero hay mucha gente buena escribiendo. Y no soy para tanto. Y además soy medio inútil para algunas cosas. Pero gracias María.

      Eliminar