30 de octubre de 2015

(...) 7


-Lo llamáis amor; pero sólo es una necesidad. La necesidad de suprimir el miedo. Cuanto menos se tenga que perder, menos miedos se tienen. Habéis creado a vuestro antojo la imagen en vuestras cabezas de una vida ideal y magnífica aunque efímera, cosa que tampoco acabáis de entender. Cuando es la propia naturaleza quién lo ha ordenado de tal modo absolutamente todo. Las hormonas por ejemplo son de una precaución casi milimétrica...

-¿Los extraterrestres desayunáis? Porque estoy haciendo café. Y he visto que tienes mantequilla.

-...toda esa, parafernalia, que armáis en vuestras cabezas de que hay que casarse y tener niños y un balcón con geranios...ese querer dejar la huella...¿y sabes? Sólo hay una ley universal: El Equilibrio. No se alcanza el equilibrio teniendo tantas necesidades. Aferrados a vuestros paradigmas. Sumidos siempre en alguna tristeza...

-Tengo turno de tarde. ¿Y tú? He pensado que...

-...siempre pensando en algo...

-...ahora que eres el amor de mi vida podríamos comer juntos. Tengo que hacer muchas cosas contigo, lo primero, enseñarte a sonreír. Eres gracioso; pero si no te ríes no podrás hacerme feliz. Y yo quiero ser feliz...

-...queriendo cambiarlo todo: los muebles, la ropa, las personas...

-...y para ser feliz “te necesito”, con todas las letras, porque mis putas hormonas se han vuelto locas como pelotas de pimball y me pica todo y yo no sé-lo-qué.me-pa-sa, que te quiero para mí, porque estoy loca, loca por dormir calentita contigo por las noches, loca por ahorrar para una autocaravana, loca de los huesos, loca del coño, y, me da lo mismo que seas extraterrestre, serás mi Frankestain, mi perro de tres patas, mi llavero, mi postre...

-...ese intrínseco deseo de abrirlo todo para ver que contiene...

-...ver qué tienes dentro.

-...y romperlo.




5 comentarios:

  1. Sólo una preciosidad puede conseguir que un autoextraterrestre se convierta en una autocaravana, un lugar para compartir el picor y las pelotas de pimball como escarabajos peloteros. Ahora que escucho a Rammstein de fondo y te leo, parece que ella es incapaz de romper un huevo, pero todos sabemos que en la cabeza de una mujer se arma siempre un buen pollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya vaya...Rammstein...

      Bueno, ella al menos tiene claro que viene a joder, de amor; pero igual hay que partir algún huevo para hacer la tortilla.

      Eliminar