26 de octubre de 2015

(...)


Yolanda no había dejado de observar a Raúl de reojo desde el día que Raúl se incorporó a la fábrica y se puso delante de una máquina con unas gafas protectoras y tapones en los oídos. Era meticuloso, y tenía unas manos bonitas.
No hablaba mucho. Parecía de ese tipo de tipos que podían haber salido de cualquier sitio o ya no iba a ninguno. No desayunaba. No paraba a almorzar, y a la hora de salir, siempre lo ordenaba todo antes de irse como si nunca hubiera estado allí. Nunca le vio sonreír.
Raúl le doblaba la edad, y sin embargo, había algo en él, en algún sitio, que llamaba tremendamente la atención de Yolanda como si se hubiera convertido de repente en un colibrí y Raúl fuera la única orquídea que quedara en el mundo. Así. Y no sabía por qué. Y tampoco quería.

“-Te he traído café”.
Y señaló con el dedo el vasito de plástico porque Raúl tenía la máquina a toda hostia y hacía un ruido infernal.
Raúl paró la máquina. El silencio, brutal, se apoderó de todo y Yolanda, pudo escuchar latir su corazón debajo del mono de trabajo de aquel hombre extraño que la estaba mirando y, que sin abrir la boca ni una sola vez ya había dicho todo lo que tenía que decir. Yolanda se quedó con el vasito en la mano, extendido, en el aire, como cuatro o cinco siglos. Y después preguntó la única cosa que quería saber: “¿Eres humano?”.
Claro que Yolanda es saltimbanqui, y por supuesto añadió un “¡UoooooooooooooooW!” Y un “¿Hey? Aquí la tierra”.
Y después se quedó esperando a que la mandara a la mierda. Allí, tan sola, con aquel vasito de plástico en la mano.

Pero el amor tiene más formas que el diablo y...



7 comentarios:

  1. y...????? Vamos Billy... va...
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pretendía que fuera una historia; pero vaya, vamos a verlo. Todo sea por escapar un ratito de a veces, la cruda realidad.

      Besitos Fic.

      Eliminar
  2. jaja eres increíble dibujando escenas de …¡trágame tierra yaaa mismo por favor! ;)

    En tu libro, cuando al entrar la ves probándose el sombrero y le gritas: ¡¡ quítate eso de tu puta cabeza !! …
    ( no s me olvida ) encogí a tamaño hormiga yo, imaginándola a ella ;)

    Y aquí... en una situación como la que describes, si me dejaran a mi colgada ofreciendo un café caliente frente a una máquina peligrosa seguuuro q se me caería encima o sobre la máquina, cortocircuitaría todo y ardería la fábrica ;-)


    GraaciassS! jo! pero qué buenos ratos nos haces pasar ..¿verdad Fict? jaja Muaaaks!

    ResponderEliminar
  3. Gracias María por lo que aportas a todo esto. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya me empieza a gustar Yolanda, su pose de eternidad, sus escuetas preguntas terrenales y su corazón de infrarrojos. No hay nada mejor para abrir los cerrojos de de un alien que una mujer al lado de una cafetera.
    A los humanos les gustan esa clase de intimidades; pero, cómo mandar a la mierda a una preciosidad con un vaso de plástico en la mano, unos ojos jadeantes e infantiles aferrándose a la parte menos humana de una fisionomía.

    Me gusta la historia que nos cuentas. Deberías seguir con la saga y tratar de meter a María, Ficticia m, Mareva, Sandra..., hasta cumplimentar el octavo pasajero.

    ResponderEliminar
  5. No sé si de todos, pero tu llegas lejos leyendo entre líneas, pieso eso, se agradece que todo el esfuerzo que conlleva ser sutil como una serpiente se vea recompensado. Digo. Si yo tuviera la mitad de tu inteligencia sería ya a estas alturas un poeta maldito. Me encantaría.

    Abrazo Raúl.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto que sí, Mary, Billy es de lo más entretenido (entre otras cosas).

    Y sobre la propuesta de Raul... sería -cuanto menos- requete curioso ser un personaje en manos de Billy.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar