9 de octubre de 2015

La tapadera del yogur, por ejemplo


Núbiles nubes níveas nublarán nuevamente Namibia
u otro lugar del mundo alguna vez.

Mientras tanto los árboles, el Caspio, la caña de azúcar.
Las cerezas.
Y que algo subterráneo nos llame.
A la tierra mojada.
Al átomo.
¿Por qué no todos los trenes?
Cualquier Kilimanjaro,
o enamorarse una y otra vez del horizonte.





4 comentarios:

  1. Enamorarse una y otra vez del horizonte sin horizonte para el amor.

    ResponderEliminar
  2. La anormal normalidad de lo ordinario extraordinario...
    Que nunca vemos/sentimos estando pegadito a todos ;)

    ResponderEliminar