29 de noviembre de 2015

Hay al menos que morir al menos una vez en la vida. Para echarla de menos, y todo eso.


Cada cinco minutos me acuerdo de vivir.
Por los si acaso.
Como la vez aquella del hueso de aceituna, la espina de pescado, el granito de arroz.
y yo con los deberes sin hacer, con las camas sin hacer, con el amor sin hacer... y en el tintero
tantos trenes por coger, chuf, chuf, chuf, tantas
ganas de decir te quiero tantas veces y siempre fue después,
luego, ahora estoy demasiado ocupado. Teniendo miedo. Perdiendo el tiempo no sé en qué.
Disimulando que no te vi llorar.

Cada cinco minutos leo el Quijote
bailo el Dirty Dancing o me meto en la bañera y me escucho el corazón.
Que si planto un aguacate en un vaso de yogur, que
si digo eco...eco...eco en la boca del metro o,
me meto hasta donde no hago pie y le pregunto a una sirena que si tiene fuego.
Cada cinco minutos, me enamoro.
De un culo.
De una mota de polvo.
De otro culo.
De cada estrella. Y hay tantas...
De las ruedas de repuesto y los kioskos de flores.
Cada cinco minutos.
De todos los colores.
De los lagartos y las moscas y los transistores.
De los chicles pegados debajo de las mesas.
De las fotos donde a mi padre se le veía el diente de oro.
Del chocolate.
De las arañas y los icebergs y las gorras con visera de los Yankees.
Del rock.
De cualquier droga siempre que sea gratis.
De cualquier puta. Siempre que sea barata, porque las putas caras,
no tienen corazón.
Cada cinco minutos me arrepiento de algo.
Cada cinco minutos me quito la razón.
O bailo un tango.
O hago un zumo con mi media naranja.

Cada cinco minutos,
me doy otra oportunidad.




7 comentarios:

  1. Cuando vea a alguien jodiéndome las llantas sabré que es cosa de enamorados. De un culo a otro culo y hay tantos culos como estrellas (de ahí viene nuestra afición astronómica). La tierra prodiga debe ser un trasero con atmósfera o un motor atmosférico que te ayudan a birlar cada cinco minutos.
    Una puta cara con el corazón de una niñera de Gales..., o una sirena de ambulancia a falta de fuego.
    Tienes razón..., tenemos que darnos cuenta de lo baratos que somos y lo fácil que es redimirse con un minutero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como las dietas, al final te aburres y acabas dejando el frigorífico vacío, una noche cualquiera de amor.

      Eliminar
  2. Ah, es que las gorras de los yankees son tan chulas... yo de culos no, pero de labios... buf, hay cada boca tan apetitosa por ahí...
    Besitos Billy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres siempre engullendo la comida mientras nosotros nos conformamos con las sobras!!!

      Eliminar
    2. Me encanta la gorra de los Yankees. Y los culos. Un culo es como un mundo donde perderse. Yo es que lo vivo, vamos.

      Besitos Fic.

      Eliminar
  3. Cada 5 minutos un blues pasará a recordarte que aún es tiempo de todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hiciéramos así, así nos iría. ¿Te imaginas? Morirse de vivir.

      Eliminar