17 de noviembre de 2015

Por ejemplo


Y a veces la vida es sólo cuestión de dejarse. Como Matías, Villa Camelia nº 5, Avenida del Brasil, la casa pintada del mismo azul que el cielo:

Comía hierbas del tejado, garrapatas y liquen. Era un animal muy sabio. Antiquísimo. Fumaba, por supuesto. Tampoco tenía rabo, como podía observarse en otras criaturas demoníacas, y aunque no profesaba religión alguna ni se le conocía una bandera y era dado a depredar en el pubis de las mujeres pelirrojas, su infancia fue no querer comerme las lentejas= 1 hostia.
Conoció a pelirrojas que eran un trocito de canela y que dejaban un olor a magdalenas allá donde flotaran, que eran hierbabuena y eran jara y otras hierbas del campo, no tengo tiempo para agacharme a coger flores, solía decir y un día, un día, Camelia salió de una esquina y tropezó con él y se ve, que del golpe, el bicho perdió la memoria.
“No sé quién pero contigo, me siento alguien”, le dijo aquel insecto a Camelia.

Otras una foto en blanco y negro. Mr Sigman, arquitecto, apartamento 19 con vistas al vacío. Detrás el mar, y al fondo, horizontal, todos los sueños sin cumplir que un hombre era capaz de meter en los bolsillos:

“-Es increíble lo que hace una botella. Lo mismo te presenta a un tal Jack Daniels y acabas esa noche en el infierno, que encuentras un barco en altamar o alguien te pasa por los hombros un abrigo. Conocí a un tipo que había escrito un libro con un solo bolígrafo.
Si estuviera rodeado de zombies y sólo me quedara una bala, cerraría los ojos y antes del clic, gota del grifo+silencio=pensaría en ti x mil-menos la vez que me clavaste la punta del lápiz por la espalda=999.
O todo el tiempo.
Y después moriría. Por ti. Como hice siempre. La palabra más antigua del mundo.
Abrir por la zona punteada, verter en medio litro de agua y hervir 10 minutos.
Y a veces le doy vueltas y vueltas a la sopa de letras y busco, ¿sabes? tu escote entre tanta sirena que intentó tu nombre.
Miro el teléfono como si fuera a salvarme la vida, y todos los días ponen una película nuestra en el techo de la alcoba.
Te he echo de menos, de más y hasta en papel cuadriculado. Me he quedado calvo de pensar en ti.
Como si algún día fueras a llamar...y salvarme”.

En ocasiones, un milagro. Marisol, cuarenta años. Sebastían, algunos más. 12 del boulevar Santiago, antes del puente:

“...Abrazar un árbol, preguntarle qué tal, pedirle el teléfono, llamar, de vez en cuando, quedar para cenar, follártelo.
Y a los nueve meses ya sois una manada. Se llama hipoteca. Coche nuevo. Te quiero. Y yo a ti. Claro. Y, pasan los años y nunca te arrepientes. O sí. O las dos cosas. O no. O las tres cosas.
Aunque a veces te acuerdas del silencio”.

Sebastián, mientras tanto cambia la tele de canal.

A veces la vida es esperar. Aunque se espere nada a cambio. Ulises y Carlita, Uruguay, dos de la tarde:

“-Has venido.

-Carlita...

-Quince años. Quince años, Ulises.

-Quince años de mierda sin ti.

-No digas eso. La culpa no era tuya. Ni mía. Sólo que eso es la vida, un desatino a veces. Habríamos fracasado. Lo nuestro era un volcán. Y te ha ido bien Roger. Tienes unos hijos maravillosos. Y esa mujer te adora. Te ha ido bien Roger. Deberías...

-No pienso irme. No puedes quitarme esto. En realidad es los único que tengo.

-¿Ella lo sabe?

-Sabe que la quiero. Lo sabe. Y que tú y yo no tenemos nada que ver con eso. Sí, lo sabe.”

O un carrusel con caballitos. Basili, Ucrania, el mismo día que Sofie hizo la maleta:

“-¡Ni tú distingurías un guisante debajo del colchón. Y del zapato de cristal, ni hablamos. Por eso estás a dieta. Siempre estás a dieta. ¿Desde cuándo estás a dieta?”.

La vida, qué cosa...que le pregunten a Fernando, Folí de apellido, para más honra. Hijo de un zapatero:

“-Hay una chica en el trabajo que..Siempre sonríe. Ya sabes, esa clase de sonrisa. Tiene dos hijos. Y...dice que ha pensado, que estaría bien ir juntos al cine. Y comer palomitas. Y salir, salir de ahí, dice, de lo oscuro mío. De lo negro.
Te echo de menos. Y tú tan lejos. Tan debajo. De toda esa tierra”.

A veces es como querer bajar la ventanilla del avión con las uñas. Así es vivir a veces. Por eso cuando llega a casa, Trento- rubio como el trigo, piso 32, puerta B, no funciona el timbre-, le como el coño a su mujer como si no hubiera comido nada en tres días. Porque uno viene sorteando mierda de perro en las aceras y gente que sólo mira el suelo y nadie te saluda subiendo en ascensor. Un día duro, gorda mía. ¿Cómo de duro? Me han despedido. Dicen que, todos estos años ya no significan nada. Que todo ha cambiado. Pero tú y yo no hemos cambiado. ¿No es verdad, gorda mía? Somos una roca.”

Por ejemplo.





18 comentarios:

  1. Y pasa la vida, pasa la viiida
    Y sin apenas darte cuenta
    Pasa la vida
    Tus ilusiones y tus bellos sueños
    Todo se olvida a asas

    https://youtu.be/Ckulz6XTXnw

    Sin compañía y sin música no sería lo mismo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez me encontré a Raimundo en las tres mil. Estaba en una hoguera con unos colegas friendo sardinas, yo iba, con una suiza a ver a un tío mío que vivía allí.Recuerdo que a Claire, le encantaba pata negra, y le diodos besos al Amador, y el Amador le dijo, cuidado coño, que está mi parienta en la ventana y como baje nos vamos a cagar.

      Besitos Sandara.

      Eliminar
    2. En las tresmil? ?? Madre mia Billy el niño .
      Tienes anécdotas para dar y regalar.
      Pues sabes yo tengo su autógrafo en un mantel del McDonald's. Por aquel entonces estaba trabajando alli y apareció a comerse una "hamburguesa"
      Qué cosas ehh en las tresmil se alimentaba mejor jajaja
      Tengo que buscar ese mantel con manchas incluidas.

      Besitos

      Eliminar
  2. Billy, de la botella de aceite anterior a toda una despensa de verdes olivas.

    -Si una pelirroja es canela, desconfía del color de su pelo.
    -Lo que coge en el bolsillo de un hombre pasa por la avidez de su esposa, y hasta los sueños están hipotecados.
    -¿Para qué desperdiciar una bala cuando somos alimento de muchedumbre?
    -Como te crezca un pelo, ella sabrá que estás pensando en otra y no te digo nada si de repente apareces con flequillo en casa.
    -Un día hermoso el de las despedidas (vete despidiendo de la roca del compromiso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como llegar a casa y encontrar que se han bebido toda la cerveza y hay uno durmiendo en el sofá. Me gusta.

      Eliminar
  3. Creo q a Willy leencaanntan la botellas ... de todos los tipos!

    Noooo SANDRA cielo! ¿ cómo q pasa la vida? ¿y los sueños? y bla bla…? Tú no puedes pensar así, dile al alien que se ha metido en tu link para comentar q salga … un besito, a tu hola! ;) RAUL desde q se nos ha mentido a aceitero infiel, le han salido pelos por todas partes jaja

    Creo que la vida es…
    Lo que cada uno se atreva a vivir por ejemplo
    y todo lo que ha dicho Willy – él lo dice todo muy bien - dejarse sí pero tb …dar pistas, poner los medios y hacer para que te hagan, por ejemplo ¿ cómo van a llamarte si no tienes teléfono? ;)

    Y sí, la verdad es q cada vez estoy más convencida q nadie debería casarse hasta un segundo antes de morir, solo así se tendría la seguridad de promete amor eterno ;-) y ...sí tb, la vida es dura, a veces mucho. Meencaantó lo de abrir la ventanilla del avión con las uñas jaja aunq si de verdad te despiden y aun así llegas como un tigre a comerte a tu gordita jaja no eres humano, eres un… ¡superhéroe de comic! ;)

    Qué inspirado estás cuando estás inspirado! y mil gracias y...
    un beso por cada historia
    y FIN

    .. por ahora ... ah! y meencaaanta cantar jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infidelidad aún no me permite peinarme con fluidez, pero me encantó eso de "aceitero infiel", también podrías llamarme "aceitunero adúltero" para variar.
      Yo creo que la gordita se come siempre al tigre porque el amor eterno produce un hambre atroz.

      Eliminar
    2. Es la inspiración misma la que se apodera de mí y me la mete por el culo-uy, perdón. ¿Y sabeslo peor? Me deja un billete en la mesita y se va sin decir ni adiós.

      Eliminar
    3. Aysss que no se me entiende bien. Quería decir que en la poesía uno inventa. O algo así Maria

      Eliminar
    4. Brillante inspiración, nunca comedida cuando nos la mete!!!!

      Eliminar
  4. Maria que no es más que una canción de pata negra y que buena es...
    Y es así la vida pasa sin a penas darnos cuenta en esta vorágine que vivimos. Leyendo a Billy me vino a la cabeza la canción porque va fragmentado distintas historias aunque todas con algo en común.
    Como me vino también el lado más salvaje de la vida de Albert Plá pero que no viene al caso...
    Y realmente con lo que me quedo es con esa frase que el ser humano busca compañía y compartir.
    Y que la vida es bella pero da Buenas hostias y con un poco de calor duelen menos jajaja
    Al aceitunero infiel le puede su imaginación con ka que se evade de la putina uyy quise decir rutina.

    Maria . Tal vez en mi poesía vuelco lo más oscuroRecuerda siempre que soy feliz y que me encuentras en indark

    Besos y abrazos sesos Billy el niño por ocupar tu espacio y tu órbita y tu planeta ¿Dónde está ukabuka?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Rescatalo. .. me gustaba ese planeta

      Eliminar
    3. Sandra, no sé quién es Ka (debe de ser un vareador de olivos o un aceituna con anchoa en medio de una ensaladilla rusa). Dame reseñas de ese "tío".

      Eliminar
    4. Es mucho más sencillo. Un artículo determinado al parecer algo radikal. Que no sé qué mania le tienen a esa letra. A la "k" digo que la meten en todas sus fiestas.
      Sólo era "la"y el dichoso corrector del móvil. En otro blog quise poner orgia y puse organización. Te imaginas Raúl.
      Venga todos en fila organización que comienzan los turnos para la orgia jajaja

      Eliminar