8 de diciembre de 2015

Eós


Morirse de un amor sin orificio de salida en vez de hueco,
como si un rayo del Olimpo te hubiera atravesado.

Saltar sin para qués ni timoneles.

A los días de lluvia.




6 comentarios:

  1. Es que los días de lluvia pueden ser de lo más seductores...
    Besitos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mojarse o no to be.
      Esa es la cuestión.

      Besito Fic.

      Eliminar
  2. Morirse de un amor, no. Morirse de amor. FIN ;)

    Sin para qués, ni para cuándos, ni para aguas, ni para rayos y desde luego sin parar la caída en picado hacia arriba directos al infinito inverso del doble del cuadrado de la hipotenusa chorreando lluvia templada pero…sin mojarnos. A que mola? jaja Muaaaks!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El amor debe tener los orificios sumamente abiertos, con una posible salida de emergencia ante los tumultos, lo peor es morirse de un amor sin oficio ni beneficio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué será peor. Ahora, lo de ser inmortal sí que no. Cualquiera aguanta un infinito de amores. Ni loco.

      Eliminar