29 de diciembre de 2015

Love Actually



Encuentro ropa de Satélite por todos lados. Colgada de la lámpara; desperdigada por el baño; bajando la escalera...Son como migas de pan de donde ha estado. Cada cáscara de pipa, cada envoltorio de caramelo; cada flecha y corazón con nombre dentro dibujado en su libreta. En una esquinita. Con boli rojo. Cada luz que se deja encendida. Yo he estado aquí. Un huracán.
Y tropezar con sus zapatos.
Y matarme las veces que haga falta.
Y verla crecer. Como a un árbol.
Y que alguien me recuerde que es, estar vivo.

Hoy he encontrado un tupperware. Yo solito.
Y he puesto huevos a hervir en un cacharro. Clock clock clok. Pelo una cebolla. Lloro. Por nosotros. De felicidad.
Porque a pesar de que a veces eres muy hija de puta yo te quiero.
Porque a pesar de que a veces eres una dictadora yo te quiero.
Porque a pesar de que tienes los cojones como un mulo yo te quiero.

Ya sé que me amamantas, Coliflor, y me haces la vida posible; pero hay cosas que también me gustarían:
Salir bajo la lluvia a pasear-respuesta: ¿para mojarnos?-.
Ver tres películas seguidas del señor de los anillos-ja, ja, ja-.
Volver de la lluvia y follar en cualquier sitio- más jas-.
¿Por qué no tengo un pato?
Jugar al Tekken tournament y darte una paliza.

Me han salido raíces. ¿No lo ves? En este sitio de farolas amarillas y calles cuesta arriba, aquí, contigo, que lo eres todo para mí. Mi lucero del alba. Mi pozo del deseo. Mi mejor amiga. Tú-loa-, oh, diosa olímpica que me clavas los codos por la noche en la cama. Tú que pisas tan fuerte que a tu paso todo tiembla-yo también-, tú-fin de la loa-, oh, diosa.

Pero te quiero. Aunque nunca sepa que estás pensando.

Y todavía hay canciones que quiero bailar contigo.

Y me ha salido un botón en la barriga. Si lo pulsas, sonrío.

Los huevos ya están. Un poco de sal, estas patatas...mierda, no hay patatas.




12 comentarios:

  1. Billy, el tierno, sí, así habría que llamarte, o el dulzón, o el caramelo Billy... me has dejado al borde del coma diabético (pero cómo puedes escribir tan bonito? EHHHhhh?)

    Qué suerte tiene tu Coliflor de ti, y tú de ella... ains...

    Besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de vez en cuando se pone toda colorada y se caga en mi puta cara con todas sus ganas.
      La salsa de la vida.

      Eliminar
    2. ¡Coliflor dulzona y salsa de diarrea diabética: todo a pedir de boca! Cagarse con ganas excusa cualquier displicencia...

      Eliminar

  2. Será q de tanto leerte, leo hasta lo q no está escrito o q ya no sé leer, porque a mi me ha dejado un regusto tristísimo este escrito, mucho más amargo q dulce lo q refleja este espejo a mis ojos. Tu coliflor en letras me ha sonado a boa constrictor ...perdón! ;)

    ¿No sé leer verdad? en enero voy a clases, palabra ;) MuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, leer lo que no está escrito es lo que verdaderamente recompensa de una lectura.

      Eliminar
    2. ¡Dar clases de MuaaaksS y prescindir de leer los besos!

      Eliminar
  3. Pues sí. Nadies perfecto.
    En todos mis textos hay mitades. Dulces,amargas,que intentan palpar la realidad de los acontecimientos. El movimiento.
    Incrustó cristales en la carne a veces. Y otras creo en las brújulas. Me gusta sentir todas las posibilidades arañando las ventanas. Me gusta ser sincero y disfrutarlo.
    Amar es complicado. Mortal. Decepcionante. Y otras, lo es todo.
    Yo soy de los segundos.

    Besitos María.

    ResponderEliminar
  4. ¡Pelársela con cebollas es llorar por necesidad!
    Me ha parecido bastante interesante e instructivo, aunque el amor se cueza a pisotones y codazos de alcoba. Rememoras un romanticismo denostado y, por ende, consabido. Los contrarios se atraen: sírvase para el maltrato La Coliflor y El Señor de los Anillos.

    ResponderEliminar