19 de enero de 2016

Querido diario: día 2


Querido diario, hoy, es martes.
En la parada de autobús había una señora esperando. Pude sentir sus ojos en mi nuca: “Muchacho...¿sabes si tarda mucho el autobús?

¿Cuál autobús?

Está como perdida. Parece una niña. Con su pelo plateado y sus zapatos de viejita y una bolsa de plástico colgando del brazo con dios sabe qué.
Se nota que en casa sólo tiene un cepillo de dientes.

-Es que voy a ver a una amiga al asilo de ancianos, y cómo tengo las piernas operadas, se me ha escapado el último autobús y...bla bla bla...que yo en casa me las apaño muy bien sola. ¿sabe, muchacho?; muy bien, no me hace falta nadie. Yo pongo mi televisión y me hago una ensalada y me siento a que me de sueño. Mis hijos me llaman, a veces. Vienen poco. Están muy ocupados. Los niños, el trabajo...bla bla bla...pues Elvira, mi amiga, esa si que ha tenido mala suerte. Su marido le...eso, eso que hacían antes los marido cuando llegaban a casa borrachos, y un día Elvira cogió a los tres niños y se fue a Barcelona. Y allí conoció a Paco, al cabo de un tiempo, muy despacito, con mucho amor, porque Paco, era pastelero. Y Paco va y se muere. Al poco de que Elvira levantara cabeza. A los gemelos los pilló un tranvia. Y del otro no se sabe, la metió en un asilo y se embarcó para la francia con una camarera del barrio chino. Total, que está más sola que la una...bla bla bla...y esto que le llevo son macarrones, porque dice que allí come muy mal, que no le ponen sal a nada...

Ahí viene mi autobús.

13 comentarios:

  1. ¡El autobús te ha salvado de probar los macarrones! Tal vez lo he entendido mal o lo he leído mal (puede que ambas cosas). ¿El marido de Elvira se fue con los niños a vivir con Paco? ¿Muy despacito y con mucho amor porque Paco era pasteeeelero?
    ¡Empiezo a pensar que esa señora cuenta unas historias saladísimas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí que me veía probando los macarrones.

      Eliminar
    2. La verdad es que sí que me veía probando los macarrones.

      Eliminar
  2. yo, de esos, ' a la carbonara' y vale.
    los autobuses todos pasan de largo.
    Ni de la Elvira se acuerdan
    ¡ay, cuánto como dramas va
    que ni en sainete queda!!

    abrazos

    ResponderEliminar
  3. A mí esta mañana una señora me ha hablado de estreñimiento. Te la cambio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro día Neeze. La verdad es que hay tantos mundos a nuestro alrededor...y estamos tan solos.

      Eliminar
    2. Otro día Neeze. La verdad es que hay tantos mundos a nuestro alrededor...y estamos tan solos.

      Eliminar
    3. Estamos todos tan estreñidos que quizás necesitemos unas lavativas. ¿Qué hacer si me encuentro a alguna que me habla del frontis vaginal y su necesidad de estímulo?

      Eliminar
  4. No sé el resto, yo aquí leo soledad
    Además en mayúsculas
    Cuando dice no me importa estar sola. Le acompaña la tele. Mis hijos me llaman, pero sólo les veo de vez en cuando.
    Es triste sentirse tan solo cuando eres anciano
    además muchos sienten que molestan.

    Cuando estuve en Bruselas, le preguntamos una calle, y el hombre nos acompañó hasta en el autobús. Siento tanta empatia con estas cosas. ainsss que penica

    ResponderEliminar
  5. Ouch... ha dolido. Como no se me pase esto pronto no sé qué va a ser de mí.

    ResponderEliminar