4 de febrero de 2016

Que te que te no me no me



O dicho de otra forma...que me la chupes, vaya. Que metas la cabeza entre las sábanas y ñaca ñaca ñaca. No es muy romántico; pero es que está tan rico. Y tú me quieres. ¿A que sí? Y yo te quiero. Lo sé porque quiero ver tu puta cara el resto de mi vida, al otro lado de la almohada. Cada mañana. Con dos cojones.

Como me has preguntado que si soy feliz...que con qué cosas...

Oh, sí,claro, mi amor, claro claro, soy un guarro.
Te lo dije.
Un bruto.
Te lo dije.
Que iba a tener siempre las uñas llenas de tierra y los pies mojados de pisar charcos y sangre en las rodillas porque soy un niño malo con pantalones cortos y una espada de madera. Que no tenía patria, ni un dios ni una bandera. Ni raíces. Ni un lugar donde morir. Te lo dije. Que era hijo de Bukowski. Que había hecho algunos tratos. Con el diablo. Que al diablo se le paga con el alma. Te lo dije. Que era Frankestain. Que había vuelto del infierno. Te lo dije. Que ahora era libre porque ya no le debía nada a nadie. Que nadie iba a quitármelo.

Que ahora era otro. Que me lo había ganado. Que todo lo que me habían enseñado, era mentira. Que la verdad estaba en otra parte. De otra manera. Ni te imaginas.

Ojalá fuera aquí. Contigo. Cuando dejes de tocarme los huevos, con eso de que las cosas son así.

Las cosas no son una puta mierda. La lluvia se ve de puta madre detrás de una ventana. Ponte debajo. Y que el mundo te de la espalda. Que no tengas un lugar donde volver. Que ni siquiera lo merezcas. Y dime que la lluvia es bonita.
Dime que vamos a tener una vida de mentira donde todo sea perfecto y aprendamos a callarnos y a coleccionar decepciones. Verás lo que tardo. En salir corriendo. En cambio si me odiaras y vinieras hacia mí con un cuchillo de cocina a cortarme los huevos y a escupirme a la cara todo tu, amor, yo, te comería a besos allí mismo y allí mismo te pondría a cuatro patas y ya sabes, mientras el resto del mundo sigue perdiendo el tiempo jugando a ver quién es más educado. Sintiéndose solo. Durmiendo tan lejos el uno del otro, como las Fidji de Groelandia.

Te lo dije. Estoy mu loco.
Y tú dijiste que yo era tu cuadro.

Lo nuestro da para escribir seis libros y un cd de regalo con canciones tipo mira cómo rompo este plato o te va ha hacer una tortilla tu puta madre. Y me voy a la cama. A llorar. Por tu culpa. Pero estaré despierta hasta que a mí me de la gana. Porque te quiero. Aunque te odie tanto.

De ese tipo. Lo que viene a ser una balada.

10 comentarios:

  1. Si se lo dijiste todo... que no se queje.
    Ni tú tampoco, porque la quieres y te quiere, a pesar de todo.
    Mua.

    ResponderEliminar
  2. ¿No te has guardado ni una sola mentira? Por eso ella no te toma en serio.
    Con el tiempo solo querrás ver la almohada al otro lado de su cara e intentarás ensuciar la funda para que actué igual que un repelente de mosquitos. El romanticismo de los genitales también se acaba, como el amor de los apalabrados.

    ResponderEliminar
  3. Como llevo días sin entrar hoy te dejo todo en uno.

    Ufff que tremendistas llegamos a ser. Deberíamos sentir más y pensar menos. Dejar a un lado esas olas extremas que nos llevan al bucle que se forma donde rompen y entonces ya no vemos más allá de la sesera la que conduce al sentido contrario del corazón. Pero es dolor el que habla. Es la rabia. Pero no hay peor cáncer que todo eso contenido. Entonces vienen las decepciones y las distancias...

    Mira hoy leía esto de Sarco Lange

    llegas a tu hogar,
    si eres una mujer casada
    ya conoces de memoria
    el cuerpo de aquel hombre que apenas te ve
    se empieza a bajar los calzoncillos
    (la mayoría de las veces manchados con caca)
    y si no eres casada
    y sólo vives en pareja
    créeme que es exactamente lo mismo
    pero con más sushi y menos pan
    la cosa es que el gorila se acuesta a tu lado
    el gorila siempre tiene mal aliento
    el gorila te folla
    el gorila te besa
    (cómo jadea ese gorila)
    el gorila te babea en la boca
    y su saliva
    sabe a países muertos de pánico
    entonces tú/ divino arcón de noches apaleadas
    le regalas otro orgasmo más
    pero te quedas con otra vida menos
    -la metáfora atroz de la limosna-
    y después que el gorila
    ha vaciado toda su mierda adentro de ti
    se da vuelta para dormir
    y puede que se le escape
    un gas por el culo mientras se acomoda
    y si no se duerme
    te juro que se levanta
    a engullirse un sándwich de queso con tomate
    y pregunta a gritos desde la cocina
    si acaso se te olvidó comprar cervezas
    y tú/ puta de mis amores
    reina en esta tierra malparida
    gitana impura rodeada de ascensores
    te pones a pensar en otra polla
    en otro torso desnudo
    en otras axilas repletas de nuevas religiones
    y bajas tus dedos
    y te tocas
    y te abres
    y juegas
    y presionas
    y hundes
    y sacas
    y los vuelves a hundir
    y los vuelves a sacar
    y te los pasas por la boca
    y otra vez los bajas
    y cierras los ojos
    y te das cuenta
    que tu nombre
    es un espejo de agua
    que está quebrándose de horror
    en el silencio

    Hay quienes se engañan y se creen que ya no se aman y se alejan totamente, y quienes se creen amar y no es más que costumbre.

    Las mentiras son una buena panacea momentánea ... pero cada verdad es un pilar nuevo. Aunque duela que te lo construyan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por cierto, mi comentario de hoy, es totalmente subjetivo ;) Besos

      Eliminar
    2. No entiendo por qué las mujeres no aman la objetividad del gorila, tal vez piensen que en la humanidad hay otra clase de simios encantadores cuyos calzoncillos hieden a colonia.
      Me gustó el poema y me siento identificado con el amor simiesco. ¿De qué sirve un gorila que no huele mal y que ni siquiera se acuesta con una mujer para follarla, besarla o babear su inmundicia? Detrás de esa animalidad común y brutal también hay un alma.
      La verdad es que compadezco a esas hembras de gorila que quieren acostarse con un Dios.

      ¡Mi comentario es puramente subjetivo!

      Eliminar
    3. ¿ sabes, Mail? Detrás de tus letras veo una gran persona. Y se agradece.

      Eliminar
  4. La historia es "pensar" Raúl tu piensas como hombre y las mujeres, como no, pensarán más allá. ..
    No pensar
    Sentir.
    El día que el príncipe azul comienza a ser gorila. Ya está se acabó el amor
    El día que el gorila te parece tu príncipe azul... eso es amor. Porque sencillamente lo amas. Con sus pedos, sus palomino y sus miserias.
    Billy yo tb veo una gran persona en Raúl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extralimito con el pensamiento escoria que nunca abarcará la auténtica feminidad. Es cierto, en el momento que piensas eres parte celosa o parte procelosa, da igual. El día que el simio empieza a ser príncipe azul se acabó el amor. Cualquier mujer preferiría a King Kong y no a Felipe VI o cualquiera de sus homínidos predecesores.
      El día que ellas amen sus pedos, sus miserias y su arrogancia, el deseo se convertirá en un placer permisivo y sin frustraciones.
      No creo que Raúl la tenga grande como para ser una persona de mérito, pero se agradecen vuestras meritorias palabras.

      Eliminar
  5. Vaya dos personajes que estáis hechos. Pero y mi casa, lo bonita que está...

    ResponderEliminar