1 de febrero de 2016

Sólo es la niebla




...como flotan las hojas cuando llueve
del otoño en los charcos o esos
riachuelos con barquitos de papel que en vez de al mar
van a morir de amor a cualquier alcantarilla.
Atravesar con una flecha el corazón que me dejaste en el espejo después de ducharte.
La arena de la orilla entre los dedos de los pies y que el silencio diga tanto de nosotros,
mientras la espuma se traga nuestras huellas.

La luz, y un millón de millones de colores intentando
sacarme los ojos.
El perfecto tic tac de la tierra
girando como una bailarina rusa
sobre la punta del pie siempre la misma música.

No sé hacer otra cosa sin tus manos que no sea rodar cuesta abajo
como una pelota sin niño.

Porque a veces lo mismo que amas, también te hace daño.



7 comentarios:

  1. Cuando te acercas a la perfección me dejas sin palabras, como una pelota que ha encontrado a su niño.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito ser tu niño o tu pelota, no lo sé, contigo no se sabe nunca, a mí me da igual mientras te haga feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo haces..., y esa es la grandeza del juego.

      Eliminar
  3. Casi siempre lo que amas es lo que te hace daño. Es precioso Billy, precioso.

    ResponderEliminar