21 de marzo de 2016

Esa sonrisa, ya sabes, de no haber roto un plato


Allí a lo lejos, muy, muy lejos, lejísimos, va mi último tren,
pensé entonces como sólo podría haber pensado un perdedor.

No siempre se gana.

Pero no me había tragado la trilogía de Batman para nada.
Y volví a a levantarme. Y juré por Tara, que nunca volvería a pasar hambre.
Quería comer carne. Humana, claro, a ser posible, cruda
y subida a ese tipo de tacones con los que una mujer podría matarte.

Y así fue como aprendí a hacer trampas.

Por ejemplo: Nada de amor. Directo al grano: ¿Follamos?

La primera vez no salió bien.
La segunda tampoco.
Nuca salió bien, joder. Pero aprendí algo:
Las chicas malas, movían el hielo de sus copas con la punta del dedo.

Y un día Mery Sue se cruzó en mi camino.
Era más puta que una plancha y tenía a Bugs Bunny tatuado en un tobillo.
Mala de cojones.
Cobraba veinte doláres sólo por mirarla.
No hacía un francés por menos de cincuenta.

Fui feliz, no lo dudo, hasta que Mary Sue se esfumó como el humo
por debajo de la puerta.

También he visto “El motorista Fantasma”.
No se puede vivir con miedo.

Me compré un revolver en Avenue Norton.
No me preguntaron para qué.

Justo en aquel instante, lo recuerdo, pasaba por allí Alicia Kramer, con K
de ¿Ké estas mirando?
Era más bonita, ella sola,
que el resto del mundo.

Hacía un buen café.
Me enamoré. Quise.
Murió.
Se la tragó una ola.

Sí, ya sé,
la vida es una mierda y todo eso.

Aunque la tarta de arándanos está muy buena.
Y a veces, escampa más que llueve. Ayer, precisamente,
Raquel cayó del cielo.

No. No como un rayo. Como un copo de nieve...

He visto Braveheart. Seis veces.

¿Se nota?


7 comentarios:

  1. A ver quién dice que no se aprende nada de la tele...
    Besos, Billy.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, me parto contigo y tu hiperactividad poética. ¡Ánimo!, al menos gracias a eso te podemos leer.

    ResponderEliminar
  3. -"Follamos" es ir directo al amor, nada de trampas para acabar follando directamente.

    -No te digo nada cuando unos tacones de aguja se te clavan en las inglés y una yegua hiperactiva te descabalga de la montura!!!

    -Las chicas malas tienen una legión de dedos moviéndoles los cubitos de hielo bajo las bragas.

    -Un francés con acento es mucho más caro que un perfume acentuado.

    -¡Ohm, Raquel, me ha dado en el cielo con sus raquetas, y su falda corta, muy corta en el saque y en la dejada!

    - Entonces, ¿has visto seis veces sus decapitación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto seis veces su decapitación.
      Ese era el precio no? Por la libertad y esas cosas. Joder, la libertad sólo trae problemas. Aunque yo la prefiero. Como poco y mis principios están codificados.

      Eliminar
    2. He visto seis veces su decapitación.
      Ese era el precio no? Por la libertad y esas cosas. Joder, la libertad sólo trae problemas. Aunque yo la prefiero. Como poco y mis principios están codificados.

      Eliminar