6 de abril de 2016

Hansel y Gretel


Hoy se me ha vuelto a caer la casa encima. Un edificio de seis plantas con ático y todo y un anuncio de Martini en el tejado. Me he sacudido el polvo y he caminado por entre los escombros a buscar una de esas terrazas de verano donde hay pájaros esperando que pidas magdalenas y café para ver si cae algo. ¿Migas, por ejemplo? Se puede vivir comiendo migas. Los pájaros lo hacen. Las hormigas, las ardillas...

-Hola, perdona-y me deja un papelito encima de la mesa-, yo antes era cocinera; pero ahora...

Pero ahora todo es una mierda, ya lo veo. Una cocinera tan delgada que si un viento soplara se acabarían sus problemas para siempre. Tiene pecas, y los ojos hundidos en la cara. Sin brillo. Sin esperanza.

-Puedes leerlo gratis, si quieres- me dice mientras deja otro papel en otra mesa-.

Es un poema. Y tiene todos sus acentos y hasta un circulito encima de las íes.

Cuando se acerca de nuevo le ofrezco una moneda. Le tiemblan las manos. Conozco ese temblor. Y sé con qué se quita.

-Gracias...

No hay de qué, cocinera, disfruta del tiempo que te queda.







8 comentarios:

  1. Era como 1978 o 79 ya no me acuerdo bien. Un momento un tanto oscura para mi. Salia de ver una película en el cine Coliseum y en la puerta había una señora mayor con un vestido blanco como esos de los cuentos clásicos y con coloretes inmensos en sus mejillas, parecía una niña pero no lo era, con una cesta de mimbre en las manos llenas de papelitos como ese de la foto de tu blog , pregonando en alto : -¡Poemas, de amor, Poemas de amor...!

    Estos momentos de hoy también son una mierda oscura pero en general para casi todos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mitad de mis compañeros de colegio están enterrados, en aquella época la heroína hacía estragos, mientras la banda sonora la ponían los Chichos, y aunque yo escuchara a Vivaldi, pasé muy cerca de donde iban a morir los chicos malos.

      Eliminar
  2. Hubo una vez que alguien se había dedicado a enganchar en los bancos de una céntrica calle de la ciudad, papelitos con diminutos poemas. Casi no me acordaba de ello...
    Besitos Billy, café y galletas, que es muy pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás vivo, pasan cosas.
      Si estás muerto, pasan cosas.

      Eliminar
  3. ¿Sabes qué? no importa q las casas se caigan, siempre que no te aplasten los escombros, siempre habrá pajaritos que alimentar y magdalenas para hacerlo, además en Roma el anuncio de Martini sigue en el tejado y su luz funciona, díselo a tu cocinera, MIRA … ánimo! ;)

    ResponderEliminar
  4. Billy, y pensar que eludiste cocinar algo con ella, en ella, sobre ella..., que podías haber probado sus migas antes que se las llevaran los pájaros.

    ResponderEliminar
  5. Seguía su camino, eso es todo, sentí, esa lástima que uno hace propia

    ResponderEliminar