19 de abril de 2016

Todo el mundo debería de morir para estar vivo, al menos una vez en su vida.



Y entonces vas y te atragantas
con un hueso de pollo y,
joder
joder
que me muero.
Que no hay aire.
Que me pongo morado como una aceituna
Que caigo al suelo redondo como una pelota de playa
Que ya no me levanto.

Nuca más.

Imagina.

Hace un día perfecto.

Brilla el sol y toda
esa mierda que decimos los poetas.

Imagina que de pronto
un meteorito
cayera sobre ti. Así. De pronto, que de pronto,
te aplastara en mitad de la cola del supermercado.
Así.
¿Quieres escucharlo?
¡Plaff!
Ya esta.
No es para tanto.

El Universo es muy cabrón, no creas, a veces.

Imagina.

Imagina que Godzilla invade tu ciudad,
que un borracho se cruza en tu camino a
ciento cincuenta kilómetros por hora, imagina
que
tu ex te mete cuatro navajazos.

Al menos sales en la tele.

Imagina que el médico te dice,
eso.
De ya a mañana.
Y te pudres.
Y la gente a la que amas,
se va perdiendo en la distancia como un barco.

Imagina que el agua se acaba.
Toda esa sed.
Tanto coleccionar cosas inútiles, para nada.
Y seguro que sabes que todo se acaba,
Imagina,
las lombrices y esos insectos pequeñitos
-no sé cómo se llaman-
comiéndoselo todo
poco
a
p
o
c
o.

La más absoluta oscuridad.

Imagina.

No tienes cojones.

Porque entonces tendrías que vivir,
de otra manera.

Automáticamente.

Saldrías a la calle a buscar con las manos el Sol.
Te bañarías desnudo en la playa. A la luz de la Luna.
Siempre he querido hacer eso.
Y follar como un loco.
A la luz de la luna.
Y gritar
te amo
te amo
te amo
y
me estoy corriendo vivo.

Abrazarías a la gente por la calle.
A la gente bonita con cosas en los ojos.
A los árboles.
A tu perro.

Llamarías a tu padre.
Hablarías con él.
Aunque lleve muerto veinte años.
Le llamarías.
Ningún pecado dura tanto.

Correrías detrás del viento.
¿Por qué?
Porque sí, todo el mundo lo sabe.

Lo amarías todo.
Porque todo es lo mismo,
el borde de una mesa y
el último modelo de Ferrari o el lomo
de un cocodrilo.
Las arañas y los besos, la ciénaga
y aquellas bragas que te ponías sólo para mí.
Kansas y las luciernagas.
Cualquiera de esas estrellas,
y tú.

Te pondrías el pelo de azul.
Y mañana de verde.
Y el otro de rojo todavía estoy aquí.
De qué rico está este chocolate.

De no me quiero ir nunca de aquí.

De quiero una cuchara de postre,
para comérmelo todo
todo
todo.


Quedan 2 días:

22 comentarios:

  1. ¿Cuál es la razón por la que somos incapaces de vivir de esa manera, al límite de lo posible, apreciando absolutamente todo lo que nos rodea? Creo que es porque tenemos un sentido extraño de la eternidad, y puede ser que la eternidad sea necesaria para apreciar más un Ferrari que la esquina de una mesa.

    ResponderEliminar
  2. No me malinterpretes: la esquina de una mesa sería una maravilla si tuviéramos la convicción de morir mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la tengo.
      Es una manera de vivir. Me.

      Eliminar
    2. Yo la tengo.
      Es una manera de vivir. Me.

      Eliminar
  3. Se le llame sentido extraño de la eternidad o, en casos extremos, cobardía patológica, lo cierto es que nos cuesta vivir al límite, vivir por nosotros solos y no por lo que quieren de nosotros u oímos por ahí. Yo como mucho ahora lo que hago es vivir el presente, me rondó la muerte y llegué a este pacto conmigo misma, para mi propia salvación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es suerte. Morir al menos una vez es muy saludable.

      Eliminar
  4. Hola. Gusanos, se llaman gusanos los que nos comerán, se comerán todo, todo, si somos enterrados. Por eso es mejor ser quemados.
    Me gusta como has escrito el poema.
    Es cierto que todos deberíamos morirnos alguna vez, para vivir después. Te cambia la forma de pensar y actuar.

    ResponderEliminar
  5. Ya te quedan muy pocas personas para conseguir publicar ese libro. Lo vas a conseguir.

    ResponderEliminar
  6. ¿Quien dijo que los sueños no se hacen realidad?
    Estoy haciendo sitio en mi mesita de noche...

    Felicidades Billy :)

    ResponderEliminar

  7. jaja ya puedes coger un cazo de esos gigantescos de sopa porque no vas a dar abasto… ¡¡¡¡¡ 100 !!!!! y aun sobran días … Mmmm enhorabueeeena campeón ¡!! ; )

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Enhorabuena Billy! me acaba de dar la noticia ahora mismo mi querida tocaya, me alegra mucho que hayas conseguido tu sueño, es la noticia más bonita que he escuchado hoy, y eso en estos tiempos es dificil.

    Ha sido un placer haber contribuido con un granito de arena de solidaridad, por mi parte, para que, entre otros tantos granitos de arena, haya servido para que alcanzaras tu sueño, y todo ha sido gracias a mi querida tocaya, la que me lo dijo, la anfitriona de todo esto, a quién hay que agradecer al máximo.

    Enhorabuena Billy, cuánto me alegro.

    Un beso bien grande.

    PD.- No me di cuenta y llevé este comentario a otra entrada, te lo dejo en ésta, que es la más reciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama esperanza, ¿y sabes? Existe.

      Gracias, siempre.

      Eliminar
  9. ¡Enhorabuena! Me alegro casi tanto como tu. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos todos, porque es nuestro. Qué bonita palabra: Nuestro.

      Eliminar
  10. Buenas noches Billy, me alegro y mucho, saber que ese sueño ya esta en proceso.

    ¡Mucha suerte!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena, Billy. Me lo han comunicado por correo.

    te abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades queridito Billy.
    Mua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo de queridito...más, quiero más amor...

      Eliminar