14 de mayo de 2016

20th Century Fox, presenta...


“¿Me dejas tu barra de labios?”

Era sólo una chica que esperaba el autobús hacia Chicago.

Si me pregunta para qué, pensé, siempre podré decirle que adoro a Freddy Mercury.

Excelente pared, estoy seguro de que tiene una bonita voz.
A mano alzada, dibujo entre las grietas un final feliz:

“Tal vez no Llegaré a lomos de Artax- no preguntes-; al fin y al cabo
A Richard Gere
no le fue tan mal con una limusina.

Y sí, ya sé que es una bicicleta.

Y sí, ya sé que no estamos en Holanda.

Pero a vivir contigo días en los que merezca la pena morir.
A que te vistas de Eva para mí.
A comer de tu triángulo equilátero.
A brindar con tus zapatos de tacón, todas las veces que follamos en un ascensor.

Plantaremos luna llena en las macetas de todas las ventanas.
Haremos, los días más tristes, una hoguera con los libros que escribí.
Te contaré al oído, de qué están echas las nubes.
Y a cambio me devuelves la sonrisa que perdí.

Alejandro tenía razón: Perseguir la gloria. Forjar una leyenda.
¿O por qué entonces está extraña conjunción, tan recta de astros que podrían atravesarse con una sola bala?”

Lo miro. No está mal, y justo al lado,
hay un grafiti que dice cómeme la polla.

El bus se fue hace rato.

En Chicago esta noche para estar bonita,
una chica tendrá que morderse los labios.


7 comentarios:

  1. Guauuu!Increíble...me ha encantado!
    Te sigo desde hace tiempo y me gusta cómo escribes!
    un beso Billy

    ResponderEliminar
  2. Uno se alegra de ser útil.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  3. Uno se alegra de ser útil.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  4. ¿De qué sirve morderse los labios si no descorchamos el champán? La excesiva belleza provoca ulceraciones.

    ResponderEliminar
  5. Creo que ambos sabemos apreciar que la belleza reside en los tiempos imperfectos de todos lo verbos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, morderse los verbos es un buen comienzo.

      Eliminar
  6. Creo que ambos sabemos apreciar que la belleza reside en los tiempos imperfectos de todos lo verbos.

    ResponderEliminar