8 de mayo de 2016

Entre paréntesis


(Si coges un tornillo con la punta de los dedos de una mano y una tuerca con la otra, así, automáticamente, no querrás otra cosa que enroscarlos. Acercarás el uno al otro con tanta precisión como si del ensamblaje de un módulo espacial se tratara, y no más entren en contacto empezarás a girar la tuerca en el tornillo y milímetro a milímetro, mientras esta se desliza con suavidad cada vez más a lo hondo y abrazándolo todo a su paso como hace la hiedra con los muros, sentirás de pronto la extraña sensación de que todo está en su sitio. Cada estrella. Cada montaña. Cada papel que Sherlock Holmes dejaba sobre su escritorio cubrirse de polvo. Cada gota de lluvia. Cada maniquí de cualquier escaparate esperando el amor al otro lado del cristal.
Y te hace feliz la idea de que, por mucho que tires, no van a separarse nunca nunca y por lo tanto se oxidarán con el tiempo bajo el paso de los siglos y los siglos amén llegando a fundirse en una sola pieza, tan valiosa, única, e irrepetible.)

12 comentarios:



  1. ) Si fuera de los paréntesis, no existe ese cerebro que decide aproximar la tuerca al tornillo, ni se tocarán, ni se enroscarán, ni se oxidarían por los siglos de los siglos amén.. y lo más peor terrible! no existirá jamás esa única e irrepetible pieza… que aun así, solo llegará a existir si no existe otro cerebro que decida desenroscarlos…¡jo! demasiadas contingencias contra las que luchar aquí fuera de los paréntesis para que nazca el amor eterno de la mecánica (


    Solo sucederá todo eso si viene SANDRA ... si viene ella, todos los milagros son posibles jaja


    MmuuuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo olvidé ... ESTO por si vuelve a volver SANDRA y ESTO por si viene el segundo cerebro para que le arrees de mi parte y aprietes bien a esos dos tortolitos ;)

      Eliminar
  2. Y se hizo el milagro.
    Lo más curioso, incrédulos, es que sucede a cada segundo en este planeta y no quiero ni imaginar las millonésima veces que sucede en el Universo
    Porque aquí en esta mota de polvo hay una sucesión de cadenas constantes de las que no somos conscientes pero que están encajando con su tuerca o pieza de puzle
    Y si eso sucede en lugares tan remotos como puede ser el pueblo donde vivo que es un poco vertedero imaginad en un paraíso saciado de lluvias y lagos y verdes hiedras que crecen por las piedras.

    Esos pasteles riquísimos con el café que os voy a preparar.
    Veniros para Sevilla que aunque acabo de llegar y esta lloviendo aquí en Sevilla la lluvia es una maravilla. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja ¡¡¡ has venido!!! jajaja pero si yo soy la más crédula de este mundo, el otro y el de más allá ... y sí, encajan cositas a todas horas, es verdad, sieeempre debe encajar algo en algo para que suceda algo, es cierto ¿ cómo que vives en un vertedero? ... ¿ cómo que estás en Sevilla? ¿ de verdad verdadera? jaja mira que yo me lo creo todo... Vale! mejor os sirvo una menta que tantas emociones juntas no pueden ser buenas y el café es excitante jaja ...RAUL sube a este piso que si no se te enfría la taza ;)

      Eliminar
    2. Yo voy donde haya algo que encajar (con grasa para las estrecheces). Bueno, ¿aquí dan algo de beber con el pescadito frito?

      Eliminar
    3. Do que sí. Mucha palabra pero poco tinto.

      Eliminar
    4. Do que sí. Mucha palabra pero poco tinto.

      Eliminar
  3. Para cuidar los mundos, un sucio mecánico, gordo y grasiento, se encarga del portentoso milagro con sus llaves de carraca.

    ResponderEliminar
  4. A veces tengo la necesidad de justo lo contrario: separarlas y aliviar su carga y su condición de irrepetibles para que gocen del placer de la individualización.

    ResponderEliminar
  5. Como dice el cuento de Alicia, no hay cuerdos felices :)

    ResponderEliminar