7 de mayo de 2016

Odiseo


Cómo hacer más bonitos nuestros días:
coger un martillo.
Golpear el dedo gordo.
Número de lágrimas, dos. Una en cada ojo. Peso mínimo: una tonelada.

Echarlas a volar.

Inmediatamente, solicitar la ayuda de un adulto.
Lo más habitual es el método culito de rana.
Importante: no la mires a los ojos mientras te lo chupa.

O ninguno de los dos saldrá vivo de allí.

Los días peores me pillo los huevos con la puerta del coche.
No existe una palabra para un dolor tan cósmico.

El truco es coger aire.

O jugarme otro día a cara o cruz,
pero ¿sabes?:

Troya no ardería sin nosotros.


13 comentarios:

  1. Ah!!! lo de culito de rana me ha venido a la memoria cuando mi madre nos decía"culito de rana sino sana hoy sana mañana" y aun me enfadaba más a mis hermanos eso les dama un ataque de risa.

    Eso Troya sin nosostros se quedaría aburrida.

    Y como duele verdad? estas catástrofes que aquí expones...

    fELIZ FIN DE SEMANA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Y también. Sería muy aburrido Troya. Feliz finde para ti.

      Eliminar
  2. Ves que bonito. Tienes quien te chupe el dedo. Pero es que en el peor de los casos
    Hay otro motivo para ser feliz.

    Uno mismo puede chuparselo.

    Besos

    P.d. para Sevilla que voy ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad de las masturbaciones no es idéntica!

      Eliminar
    2. Bueno, sí; pero si te lo chupa otro...tú dirás.

      Eliminar
    3. No lo dudo.
      Dije en el peor de los casos...
      Tb esta el manolo ja ja ja.
      Pero sería aburridisimo discutir con quien no responde ;)

      Eliminar
  3. Es una verdadera imagen materna que el culito de rana te chupe el dedo. ¡Alfalfa para el caballo con los huevos de Hellas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La masturbación es demasiado lógica, Mail. Está bien; pero prefiero la locura intrínseca de otras glándulas inventándome todo.

      Eliminar
    2. Idéntica a uno mismo, quería decir. Yo también prefiero la aventura compartida de unas buenas glándulas mamarias.

      Eliminar
  4. Lo mejor es no mirar, pero hay días... Hay días en los que, sin martillo inicial, se ruega la presencia del otro por aquello del placer morboso. Hay días en los que no es necesario salir vivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hay días en los que da gusto morir

      Eliminar

  5. Yo sabía la versión light de lo que has escrito, así, menos bonito que lo tuyo ( te la recomiendo porque surte el mismo efecto y duele menos) Verás, te compras unos zapatos dos números más pequeños del que necesitas o según te calzas y antes de salir de casa, te metes unas piedrecitas dentro ¿para qué? tú ya lo sabes …solo por sentir la inmensa satisfacción de descalzarte al llegar y… ¿sabes qué? yo, ni siquiera necesito nada de eso, solo llegar a casa, lo primero que hago es descalzarme.. ahí, justo en ese instante, ya soy feliz ; )

    Troya nunca arderá sin nosotros jaja eso seguro, si a caso harán fogatas, te imaginas a RAUL colgado de unas glándulas mamarias jajaja como si fueran las campanas de una catedral, ayyyy que mal estoy jaja MmuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, te voy a decir eso de no cambies nunca.

      Eliminar