15 de mayo de 2016

Qué pequeño se ve todo desde aquí

Te decía , pajarito
que la amo,
justo antes de que echaras a volar.
Acaso tú, mejor que nadie,
sepas que la historia se escribió con el hambre
de llegar a un final imposible.

Cuando menos, glorioso.

Ganar la cumbre.
Clavar la espada.
Atar su pañuelo.
Arrodillarse.
Jurar: "Vengo a morír entre tus brazos."

Y el eco hará el resto.

Te decía, pajarito, mientras te ibas con el viento y en el pico una lombriz
de vuelta al nido,
que siempre la amaré. 


Lo demás, sólo es vivir.

2 comentarios:

  1. ¿Qué hay de los pájaros que clavan sus espadas en cualquier nido?

    ResponderEliminar
  2. Es bellisimo
    Y ese final tiene tanto sentido
    Porque el amor es lo que realmente
    Vale la pena

    ResponderEliminar