28 de junio de 2016

Yo era de azúcar. Tú eras de agua.


Me consuela la idea
- precisamente-
de estar hecho de lo mismo que la tabla de la plancha.
Que una gramola o un dedal o un hipocampo o la constelación de Capricornio o
de lo mismo que un beso en la frente. 
Que el pan.
Que un pez payaso. 
Que un batiscafo o los parquímetros de Atlanta
y no de cualquier cualquier cosa,
como los planos por ejemplo de la bomba H o la palmada  de cualquier hijo de puta clavada en la espalda.











8 comentarios:

  1. Planchados y manoseados de la bomba H, me consuela la idea de pertenecer a la tabla periódica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre vas a estar del lado de los buenos. De los que mueren con las botas puestas.

      Eliminar
  2. Muy bueno, me ha encantado el final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Queridito Billy, ¿qué es un batiscafo?
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un submarinito, querida Fic. Pequeño y para ver cositas debajo del mar como Bob Esponja.

      Eliminar
  4. siempre innovando, siempre cosas nuevas. un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre abriendo camino. Debí ser explorador.
      Un saludo Alex.

      Eliminar