20 de julio de 2016

B de te amo


A Beatriz  le falta un ojo.
Un lacito en el pelo.
La teta izquierda.

Le faltan cuatro dedos de una mano y una pierna. Tenía dos.
Media oreja, tres costillas, un riñón  y la sonrisa en el carné de identidad.
La vida a veces.
A veces las palabras.

(Beatriz estaba allí).

Le falta el aliento y su bolso marrón. Era bonito.
...y un kilo de arroz y unas manzanas que llevaba colgando del brazo aquel martes.

Y a veces le sobran las horas del día.

Le falta la regla-del susto-,

todas las perlas del collar.
Le faltan las ganas de pintarse las uñas.

(En el sitio equivocado).

Pero yo la quiero así.  Toda entera. 

Porque es la puta reina de mi vida.

5 comentarios:

  1. Y...aunque no le faltara o faltase...Así la quiero, o que de verdad la quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así la quiero. Así la quieres. Porque a todos nos gustaría que a nosotros nos quisieran así.

      Eliminar
  2. Beatriz es una superviviente de la vida. Chapó por ella y sus amores. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isa, me alegra que disfrutes de esta tu casa.

      Eliminar
  3. Hay que quererla "toda a medias". Estoy seguro que la falta de una parta hace que se incremente la receptividad de las otras (como un único seno hipersensible).

    ResponderEliminar