28 de agosto de 2016

Y



“A los lirios del bosque le importan una mierda mis lágrimas.
Carecen de ese afán de competir por todo. Sólo son lirios. Putos lirios.”

Así empezaba.

Nora estaba leyendo de nuevo aquel libro que hablaba de cómo Teo Spinozza-una persona normal según parece con trabajo y un utilitario- se levantó un día de la mesa y con una cucharita de postre le sacó los ojos a su hijo de ocho años. Después lo tiró por la ventana. De un sexto piso. Y acto seguido empujó a Emily contra la pared con tanta fuerza que Emily se clavó en la frente el clavo de colgar el almanaque hasta el cerebro. Tomó el ascensor hasta la calle y con un bate de béisbol le arrancó de su sitio la cabeza al perrito de Miss Whillyte y destrozó la bicicleta del cartero. Mordía las ruedas de los coches y echaba babas por la boca como un hijo del diablo. Cuando llegó la policía se estaba comiendo el brazo de un peatón. Treinta y nueve tiros. Y a los quince minutos todavía movía un pie.

-A la mesa...pescado al horno. Los niños ya están dormidos. Feliz cumpleaños cariño.

Era su 27 cumpleaños. Se había teñido hacía poco el pelo de color caoba y lo cierto, es que era feliz.

-Eric...

-Sí, ya lo sé, está buenísimo. Por eso me quieres. Entre otras dos mil cosas. ¿Quieres más? ¿Más vino? Todavía no has pedido tu deseo.  

5 comentarios:

  1. No sé que película me apetece más, quizás la de terror con un director normal (con trabajo y un utilitario); o, tal vez la de un cumpleaños familiar y feliz con un director psicópata, sin trabajo y sin utilitario.

    ResponderEliminar
  2. Quiero leer ese libro completo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Yo como José A. Quiero leer ese libro, parece interesante.

    ResponderEliminar
  4. El libro, De entre las grietas, se puede conseguir pinchando en el enlace.

    ResponderEliminar
  5. El libro, De entre las grietas, se puede conseguir pinchando en el enlace.

    ResponderEliminar