9 de octubre de 2016

Proyecto EVA: ...one...zero + títulos de crédito.



Eso que llevas en la tripa también es ADN, le dije. Y está vivo. Y es mío. Y tuyo, le dije, días antes del día del Reinicio. Tu plan es una porquería Eva. No va a funcionar. ¿Te da miedo?, le pregunté a Eva, y Eva, me apretó muy fuerte la mano y me dijo que mucho. No te voy a soltar, le dije.

Vimos una luz cegadora por supuesto.
Sentimos temblar la tierra bajo nuestros pies.
Y después algo nos tragó.

Aquí nada tiene nombre todavía. Hay dos soles. Hay árboles, y hemos visto algo parecido a un pájaro. Bebé aún respira. Pero ha pasado algo en el camino, extraño: Eva ve lo yo veo por un ojo y por el otro ve lo que ella ve, y yo, por un ojo veo lo que he visto desde siempre y por el otro lo que ve ella, y cuando nos miramos a los ojos, entramos en un bucle infinito.

Aún no hemos pensado que vamos a decirle a Bebé. Si le hablaremos de la tierra. Si no. Si le contaremos que en aquel sitio había políticos y lavadoras e impuestos o dioses que castigaban a sus hijos por robar una gallina, con un infierno, o le diremos que un señor con bigote cambió el rumbo de la historia abriendo espitas de gas o cómo convertimos los hombres nuestro hogar en un estercolero inhabitable donde se mataba por deporte hermosos ejemplares de ciervo. ¿Le hablaremos de Sadam o Pinochet? ¿Del Watergate?

Claro que, también estaba Bruce Sprinteeng. Y el Macarena y, todos los poemas de Walt Whitman.

En cualquier caso, construyo una cabaña.

Le dije que la quiero.

Me dijo que ya lo sabía.


5 comentarios:

  1. Me encanta. Menos mal que ya lo sabía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y con qué ojo se mira al adulterio? ¿Y el bucle de las narices con los pañales y las cagadas de bebé?

    Disculpa si lo mío te parece hediondo, a mí me gustó el relato (no te digo nada..., si me llega a defraudar).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ha tenido hacer del fin del mundo una telenovela. Y de las malas. Me lo he pasado bien.

      Eliminar