17 de noviembre de 2016

Cuéntame un cuento antes de dormir...




Hay gente hasta para comer mierda. De hecho, casi todos cuando éramos niños queríamos meter el dedito en aquello a ver a qué sabía. Algunos lo hicimos, a otros nos cortaron las manos y nunca más volvimos a querer tocar algo. Y así es como comienza este cuento, sobre cómo cada uno de nosotros guarda algún oscuro secreto:

Erase una vez, en el bar de abajo...

-Buenos días. ¿Lo de siempre?

Lo de siempre para Doña Lola es un café descafeinado con sacarina y leche sin lactosa y una tostada de york de pavo criado con mimo y música de Vivaldi en una granja ecológica y por supuesto, pan integral, con pepitas de mijo y tueste natural y amasado a mano. Y el café templado, por favor, y una botella de agua mineral. De sierra, si puede ser, de cumbres nevadas y castillo de Disney. Y antes de sentarse a la mesa, la mesa de siempre, por supuesto el piropo de Juan, en nombre, por supuesto, de todos los abuelos que todos los días se sienta en la mesa de siempre a jugar al dominó:

-¿Dónde irá usted tan guapa, Doña Lola, y tan de rojo?

-A llevar esta cestita a casa de mi abuelita.

Doña Lola se pinta el rabillo del ojo con escuadra y cartabón y un astrolabio, y las pestañas, se las peina con pincel de pelo de bigote de caballito de mar y las uñas, le relucen como azulejos portugueses de bonitas y en las mejillas, dos soles naranjas. Y es tan mansa, tan pausada, a Manolo le gusta, verla así, con las piernas cruzadas y esa mirada tierna de vaca como pastando en lontananza. Manolo es viudo. Ya hace tiempo que no:

-Aquí tiene, Doña Lola, que le aproveche.

Ahora ella le mostrará una sonrisa y el le responderá con otra y eso será todo. Como siempre.

Doña Lola tuvo un novio ya hace mucho, que la dejó tirada en el altar porque ella decía que no se la chupaba, que le daba asco. Y desde entonces desayuna sola. ¿En qué estará pensando, algunas veces-se pregunta Manolo desde el mostrador-que se pone tan guapa?

“¿Por qué no eres un lobo, Manolo? ¿Por qué no me preguntas lo que llevo en el bolso?”

Doña Lola lo llama “El destructor”. Mide 27 centímetros y funciona con cuatro pilas de 1,5 voltios.

“¿Por qué no me metes en el cuarto de los trastos y me la metes por el culo, Manolo? ¿Por qué no eres un cabrón conmigo y me tiras de las crines y me escupes en la cara que soy una guarra? ¿Por qué no me comes el coño como la tapadera de un yogurt con ese hambre de zombi?¿ No te gusto? Levanta la cabeza del puto fregadero”

Está sola en el bosque.

Doña Lola está suscrita a una revista de cocina. Todos los jueves un chico que trabaja en correos llama a la puerta:

“-Hala, Doña Lola, que la disfrute, seguro que hace usted unas cosas muy ricas”

No lo sabes tú bien, cartero.

La misma noche que Alfonso la plantó de blanco y se fue en un taxi a Segovia a casa de una hermana, Doña Lola, que por entonces no la chupaba todavía, le dijo a sus padres que ahora venia, que iba a llorarlo todo de una vez y volvía. Cogió el coche y fue al polígono industrial por donde pasaba todos los días camino del trabajo y donde había visto chicas y travestis que ofrecían sus servicios casi en bragas. Se bajó del coche. Preguntó cuánto. Y al minuto siguiente le estaba comiendo la polla a un senegalés con las tetas muy gordas y unos labios bellísimos. Se lo tragó todo. Volvió a casa y antes de bajarse del coche y subir, giró el retrovisor hacia ella y le dijo: “Juro por Dios que nunca volveré a pasar hambre”.

17 comentarios:

  1. ¡Soy incapaz de no apreciar a quien mete los dedos en el postre!

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver..., chuparla en el altar es una verdadera declaración de amor.

    ResponderEliminar
  3. Lola, ¿nunca te has comido una dona?, pues piensa en la felicidad de los testículos.

    ResponderEliminar
  4. Lola ya empieza a hablar un lenguaje interesante, sabe de destructores y u-boats, sabe para que sirve un submarino nuclear en la balística mar.
    ¡Qué frase más romántica, Billy!: ¿Por qué no me metes en el cuarto de los trastos y me la metes por el culo, Manolo?. Y lo que le sigue es todavía más erótico y sensual (pura poesía animalista)...
    ¡Ohhh! Señorita Escarlata, deje que le ate la bata...
    Billy, aplaudo tu digno final, nada hay como dar de comer al hambriento...

    ResponderEliminar
  5. ¡Nada hay como esas criaturas mal alimentadas que buscan entre los restos del amor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doña Lola lo tiene claro. ¿Para qué sufrir más allá de una jornada laboral o una hernia de disco?

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No os merecéis mis idioteces, lo siento de verdad!

      Eliminar
    2. María, nos dejas con la miel en los labios y la gangrena en las extremidades...

      Eliminar
    3. No te preocupes, te he dejado llena de extremidades la garganta de tu casa ... aquí mejor q solo haya empalagado a BILLY ;)

      Eliminar
    4. jajaja te entendí la garganta en las extremidades y es gangrena jajajaja encima de todo cegata perdida !!!!

      Me voy llorar por ahí ....


      ; )

      Eliminar
    5. Joder María...¿ por qué lo borras? Verás,que vale. Pero eso de que bla bla y bla y lo otro de que fu fu fu de dónde te lo sacas? Si te adoramos porque eres adorable.
      ¿Quetapasao?

      Eliminar
    6. Nada, solo q soy floja de dedos, acelerada de mente y suelta de palabras … cuando se me escapan me desespero porque debería taparme la boca de los dedos y no soy capaz, me andan solos, después leo y me arrepiento y cuanto más me arrepiento más escribo y más arrepentida estoy de haberlo hacerlo y luego borro y …¡¡¡vuelvo a escribir!!!.. grrrrrrrr.... es como una maldición… si no te molesta demasiado me tranquilizas … en la vida real no tengo escapatoria aquí cierro todo y desaparezco..
      ... para no verme, ni hacer más el mongólico ;)

      ¡¡¡ De verdad mil gracias a los dos !!!...
      Que te perdonen y te acepten siendo subnormal profunda es genial ;)

      Eliminar
    7. Todo te lo dices tú sola, como Juan Palomo. Pero bueno,así eres,y así te queremos.

      Eliminar
  8. a llorar .. xD!

    ...

    FIN. Me voy por una temporada larga, a ver si me curo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, extremidad y garganta es una hermosa imagen, y además tiene que ver con lo que ha escrito Billy.
      Osea, que es un comentario más apropiado que mi dichosa gangrena.

      Eliminar