19 de diciembre de 2016

Aviones de papel



Querido Guideon- aunque en mi boca suena amor, dos puntos: me han llegado los papeles del divorcio. Iba a poner aquí unos puntos suspensivos; pero prefiero ir al grano, porque ¿sabes, querido Guideon que en mi boca suena amor?: no quiero firmar esos papeles.
Miro a Baxter y Baxter mueve el rabo. Te echa de menos. Cuando llama el cartero, por ejemplo, va corriendo a la puerta a ver si eres tú. Y nunca eres tú. Así que vuelve a su sitio y se tumba y pones esos ojitos. A veces hablamos de ti. Baxter y yo. Y ayer la vecina me preguntó que cómo estabas, que si ya lo habías superado. Dice que eres un buen chico. Todo el mundo dice que eres un buen chico. Eso pensé la primera vez que te vi. Y que vivir te daba miedo. Pero allí estabas. Tan tonto, tan complicado, tan mirando tan lejos que parecías un barco a punto de zarpar. Quise besarte a los cinco minutos. Mi café ni siquiera se había enfriado. Porque yo te quiero Guideon, no soy estúpida ni estoy equivocada,y, nunca necesité un por qué. Sólo te quiero. ¿No es fácil? No tengo las respuestas que tú buscas.
Además no funciona la lámpara de la mesita. Le he cambiado la bombilla, pero nada. A ti se te da bien arreglar cosas. Amas las cosas rotas. Te gusta darles vida. Crees que todo merece otra oportunidad. Ya sé que para nosotros sería la oportunidad 524. ¿Y qué? Tal vez funcione tener una oportunidad todos los días. Que sea la oportunidad 22327 y aún sigas ahí. Haciéndome la vida imposible.
Los tengo delante Guideon. Y no quiero firmarlos.

4 comentarios: