14 de diciembre de 2016

Póngame un serendipity, con dos hielos y una sombrillita




Cierra los ojos...

Nos los has cerrado. Pero no es culpa tuya. Si los cierras, no podrás leer lo que viene después-precisamente esto-, y en algún momento, te habrás preguntado para qué. Seguramente también habrás experimentado, por un lado cierta desconfianza. Nadie quiere sentirse indefenso. Y por el otro, curiosidad. ¿Que pasará si los cierro? ¿Alguien me meterá la lengua en la boca? ¿Seré millonario? ¿Iré pronto al mar?

Y la cosa se pone interesante.

Tal vez y a pesar de que ya llegas tarde o que tu agenda está repleta o tal vez porque te importe una puta mierda pero no tengas otra cosa que hacer, cierras los ojos, otra vez.

Y vuelve a pasar nada. No parece tener ninguna utilidad y el bus, ya llega a la próxima parada o se te quema el pollo al horno o tal vez te pillo salvando el mundo. Acabas de perder un minuto de tu vida. Por mi culpa. Sírvanse.

¿Y si te digo que si cierras los ojos...y pongo estos bonitos puntos suspensivos? ¿Perderías un poco más de tiempo? ¿Harías café? Si has llegado hasta aquí, en el párrafo siguiente, sabrás por qué:

Porque tienes sueños. ¿No te acordabas? Porque te gustaría. A saber qué. Porque no te has rendido. Todavía.

Las instrucciones para soñar que continuación detallo no son de mi cosecha. La culpa tampoco, ya estoy demasiado ocupado con las mías. Las aprendí de un niño de seis años que tocaba el banjo sentado en los escalones del porche de su casa. Yo, como siempre, pasaba por allí:

-Nadie podrá decirte lo que tienes que soñar. Tus sueños, no son mejores ni peores que los de otros. No importa si quieres ser cantante o un broker de Wall Street, una buena persona o algún hijo de puta con nombre y apellido. Tú sabrás.

-Si vas a soñar, aceptas los términos y condiciones: todo es posible.

-Firmar un contrato contigo que te exima de toda responsabilidad. Porque volverás a abrir los ojos, y la vida, seguirá donde estaba. Tan dura. Tan grande.

-Soñar no es gratis. Hay quien vende su alma al diablo. Hay quien llega a matar. Soñar es un artículo de lujo, al alcance de muy pocos.

¿Te acuerdas de él o de ella o te cuesta respirar? Sueña. Porque aunque nunca volverá, aquel día de lluvia bajo los soportales siempre será tuyo. De nadie más. ¿Por qué vas a olvidar el sabor de su chicle de fresa? ¿Cómo sus manos te buscaban la carne por debajo del jersey? ¿Porque te hace daño? ¿Más que no sentir nada? ¿Que acostumbrarte?
¿Querías ser astronauta y en cambio aún sigues en el suelo? ¿Dónde está aquella casita blanca con ventanas? ¿Qué me he perdido? ¿Podré tener hijos después de la operación? ¿Soy un zombie? ¿Qué coño es esto?¿Una broma? Esto es el fin, hemos pensado alguna vez. En cambio los sueños, siguen ahí. Esperando. Cómo si fueran lo único que en realidad nos mantiene vivos. Aunque nunca se vayan a cumplir. Soñar es eso de delante que llamamos camino. Tal vez no te lleve donde quieres. Pero te sacan de aquí.

Nota importante: soñar siempre despierto.

Recordatorio: no borrar del diccionario la palabra cobarde. Tal vez nos sirva en adelante. Ya sabes para qué.

Reclamaciones: todo el que quiera puede escribir la palabra hijoputa en la sopa de letras de esta noche y acordarse de mi nombre. Soy capaz de soportar tanto amor.

Si has llegado hasta aquí, ¿qué haces todavía con los ojos abiertos?


9 comentarios:

  1. La certeza de los sueños rotos también es un buen presente: la magia puede aparecer en el instante más inoportuno, aquél en el que habías apagado las luces.

    ResponderEliminar
  2. Eso creo. Y creo que la vida se mueve sola. Que todo es un acontecimiento. Cuando menos lo esperas,lo que sea,"te" sucede. Sorpresa sorpresa. Pom pom. ¿Quién será?

    ResponderEliminar
  3. Pom pom... ¿hay alguien en casa?
    No sé si es la casa a la que quiero llamar porque tengo los ojos cerrados pero me huele rico así que espero ; )

    MmuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mereces todo. Das todo. Me encantaría ser como tú.
      Cuanta luz...

      Eliminar
    2. xD! Biily se me ha puesto roja la pantalla del ordenador de la vergüenza jaja graaaciaaassS! solo doy lo que recibo, nada más.

      Por favor sírveme otro como este con sombrillita está Mmmm: )


      Muy feliz finde cielo!

      Eliminar
  4. Soñar... si, creo que recuerdo lo que era eso... Creo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces perdemos. Pero sabes, si era un buen sueño tu sueño regresa, te busca, te encuentra. Aunque sólo sea para rematarte.

      Eliminar
  5. Yo a veces cierro los ojos y sueño. Tanto, que me desaparezco... pero luego siempre vuelvo a los lugares donde me sentí vibrar.

    Besitos Billy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sueñas muy bien. Así se hace. La vida sin sueños es menos vida.

      Eliminar