5 de febrero de 2017

Cruza las alas, y pide un deseo


...cuando metes la punta del dedo en la crema del pastel y
-¿qué estaba diciendo?-...
haces como una pelotita (redonda) con todo
lo que te hace daño (perfecta) y lo lanzas,
como un moco,
lejos.

Y sonríes. Porque has tumbado un patito.
Si, joder, uno de esos patitos de feria, amarillos, de goma
con una diana en el centro.

El premio es respirar. Hondo. Y seguir caminando.

Me gusta caminar.



5 comentarios:

  1. Todos los feriantes deben temer a una mujer acatarrada, porque sólo necesita estornudar para llevarse los premios.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si ese patito amarillo pequeño... te estaba sonriendo y de pronto le tumbas con todo lo que te hace daño? Jamás disparo nada por eso ; )

    A mi tb meencanta caminar, con buen tiempo a la orilla del mar, ahora, sobre todo por el bosque!

    Malo!
    ( te lo dice el patito ; )

    ResponderEliminar