27 de febrero de 2017

El idioma de los peces


“Para...¿qué me estás haciendo?”.
Que significa: no pares, cabrón, que te mato.
Luego se oye una explosión, y todo se llena de confetti.

Si en cambio dice “Para, joder”, y añade: “que me tienes hasta el coño”,
para. O estás muerto.

El caso es morir. De lo que sea. Morir por ella.

Si dice por ejemplo, mirándome a los ojos: “Qué guapo estás
cuando te afeitas”
o
salta encima tuya de repente como una rata
y
te muerde la nariz,
huye. Lo más lejos que puedas.
Súbete al coche y busca una
bonita rotonda donde suicidarte
antes de que deje suelta la fiera que gruñe entre sus piernas.
De que te haga trizas
hasta que
parezca que te ha pasado por encima una
cosechadora de trigo.

“Estás preciosa a la luz de los cajeros automáticos”, pienso y
le acaricio el pelo.
Dos esquinas más allá me pregunta si la quiero.

Y le digo que buf, un montón.

Y se ríe.

Porque sabe que es verdad. Soy el idiota que se deja matar,
de amor,
una y otra vez.



12 comentarios:

  1. Por eso estás tan irresistiblemente vivo! y supongo que tb por eso te gustan las subidas ya las bajadas, a mi las bajadas me deja los pelos colgados de la lámpara del miedo q me entra jajaja


    Otras de estas cosas preciosas q te salen

    MmuaaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que la vida sea la vida, no una bisuteria, ni café descafeinado ni sucedáneo de chocolate. Aunque duela.

      Eliminar
  2. Eso quiere decir que hay alguien que disfruta con la muerte...

    ResponderEliminar
  3. Una y otra, y otra, y otra... Vez...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  4. No tienes elección. Solo morir tan ricamente :)

    Es precioso.

    ResponderEliminar
  5. “Estás preciosa a la luz de los cajeros automáticos”. ¿Y si te digo que eres el Hitch del nuevo, nuevo mundo? Ahora, si uso esa línea y me val mal diré que fue culpa de Billy, mi no tan íntimo conocido. De la red. Del internet. A través de Mozilla. Sí mi amor, soy patético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo soy un átomo. Pero me puedes echar la culpa de lo que quieras.

      Eliminar