6 de febrero de 2017

Tetris


Qué fea eres, mentira. Más fea que un zapato por dentro. Más fea que un frigorífico por debajo. Más fea que un charco con pájaros muertos flotando. Aunque te vistas de seda, de fajo de billetes, de promesa, de sís a pie de altar que nunca debieron haber sido dados. Un sí es para siempre=siempre dura hasta el día de tu muerte=joder, cuánto tiempo. Y no tenemos tanto tiempo para andar por ahí dando sís como si fueran caramelos el día de reyes. Qué fea y que sola tienes que estar mentira. En realidad nadie te quiere. No imagino lo que tiene que ser vivir sin amor, sin que nadie te abrace, sin que te jodan un poco los planes, la siesta, tu botella de Vega Sicilia: “no jodas, la has abierto...” Era para una ocasión especial. No sé cuando. Pero ella sí. Está claro.
Qué fea eres mentira que te callas cuando se te pregunta algo, que apareces en mitad de la película a venderme algo, que fea eres que te quedas con el dinero a mitad de camino de los damnificados , que apareces en la sopa de letras mandando mensajes tipo, eres el mejor, tú puedes, eres un tigre. Y no soy un tigre. Me dan miedo los bichos. Y la gente que nunca te mira a la cara cuando estrecha la mano. Qué fea eres que te alojas como una garrapata en el alma de la gente, que les susurras al oído lo que quieren oír, que por donde pasas, mentira, no crece más la hierba.

La verdad duele más.

¿Y?

Me quedo contigo, amor que me matas. Con tus bragas por debajo del tobillo y tu dedo metido en la boca y esa cara de guarra que pones y que sabes que tanto me gusta. Me quedo contigo que me azotas y me escupes a la cara y me mandas a tomar porculo y me dislocas, a hostias si hace falta la mandíbula, porque no se juega con los pies por debajo de la mesa cuando se están bendiciendo los alimentos que vamos a tomar. Después sí. Pero no antes.

Pero yo te perdono, mentira. Tal vez en otro tiempo te hubiera hecho trozos con mis propias manos, mientras los ojos me ardían hasta el rojo como el rojo de los ojos de una rata, y de ti no quedara más que un ápice. Porque siempre te he odiado, mentira. He odiado tu sombra y tus canciones de sirena. He visto lo que haces en los hombres. Pero yo te perdono, mentira, ángel caído en el olvido de los dioses, te perdono y te amo y dejo que apoyes tu cabeza en mi pecho, mentira, y sientas el calor de mis manos en tu pelo y llores aquí por tus pecados todos, en el nombre del padre y del hijo y del espíritu y en el nombre de todos los seres vertebrados, confieso que he pecado, de pensamiento, palabra y omisión, regna terrae, cantate Deo, psallite Domino, omnis inmundus...sal de mí vida, vete, abandona este cuerpo...

No bailarás sobre mi tumba.


8 comentarios:

  1. Joder... ya sé que no era tu intención, pero he llorado.
    Pasa a veces, cuando los margaritas dicen siempre no y el Vega Sicilia, joder, se rompe la botella, puta casualidad.
    Te leo. Me gustas. Y sé que estás acostumbrado a que te digan estas cosas, pero... es por algo, ya sabes.

    ResponderEliminar
  2. Qué putada que sea la fea más guapa y que quieras hacerle trozos y no puedas...
    Qué bien que te quedes, yo también lo haría.

    ResponderEliminar
  3. Es que tengo un gripazo terrible... por eso no meeentero de nada, bueno, aun menos que de costumbre, ya sabes...perdón ; )

    Es verdad que la mentira es lo peor, ni la mitad de horrible que tú la has dibujado... muchísimo más fea que las tripas del bicho más feo que exista ( lo del frigo por debajo me ha encantado. Lo demás tb, mucho muchísimo ; )

    Y yo tb he llorado, pero de lo imbécil que puedo llegar a ser... no, tampoco mi imbecilidad bailará sobre mi tumba ... espera que te copio jajaja .... omnis inmundus...sal de mí vida, vete, abandona este cuerpo... yaaa!!!!!! creo no vamos a tener esa suerte. CachiisS! ; )


    MmuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la Steven Spilbierg de montarte la película. Te voy a tener que reñir. La madre que te parió...Aterriza, que te quiero.

      Eliminar
  4. Quizá no sea muy políticamente correcto lo que voy a decir... pero suelo hacer distinción entre dos tipos de mentiras. A una no la soporto, pues suele encerrar intereses ocultos y falsedad hiriente. Pero hay un tipo de mentira, que la comprendo...

    La mentira por supervivencia. Esa que es necesaria para que no te invadan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso lo mismo. Sobre todo de las piadosas.
      Todo está bien así. Una perfecta maquinaria esto de la vida.

      Eliminar