10 de marzo de 2017

Historia de amor en dos capítulos: Capítulo uno. (The story of the film is based on true events).




Como voy fijándome siempre en tonterías...Y además los contenedores de basura son mi debilidad, uno puede, ir caminando y, mirar de reojo las cosas que la gente ha dejado al lado, porque ya no cabía nada más, o son unos zapatos casi nuevos o el niño se ha aburrido del juguete... Los juguetes son mis preferidos. Tengo una caja llena con un montón de muñequitas sin cabeza o camiones sin ruedas o canicas con cráteres y hasta una caja de música sin bailarina ni espejito. Pero suena. Raro. Pero suena.

Esta noche al volver el trabajo en bicicleta, casi llegando a casa, he visto brillar a la luz de una farola algo. No había avanzado veinte metros cuando no he podido resistirme y he dado la vuelta y he apoyado la bici en el cristal de una parada de autobús y me he agachado junto al contenedor a ver si aquello que brillaba, era bonito.

Y era una cajita de latón. Ovalada, con, una hoja seca y una mariquita roja pintada en la tapadera. Al lado había un ganso del tamaño de una caja de cerillas con un sombrero verde, y más allá, un pequeño muñeco de nieve de esos que se cuelgan en el árbol de navidad y, siguiendo con la mano el rastro de cosas bonitas he topado con una bolsa negra con un agujero por donde se le salían las tripas: un montón de cintas de casette naranjas y pelotas de tenis y, más adentro, casi al fondo, un llavero de una caja de ahorros y...Y ahí es cuando se me ha quedado parado el corazón. No podía ser. A saber si existía una posibilidad entre un millón. O dos. O tres. Joder, qué putada.

8 comentarios:

  1. Una posibilidad.Con suerte, alguna vez.
    La gente tira su pasado a la basura y algunos hilvanamos sus historias con los trastos que nos gritan desde fuera de los contenedores (los átomos también, ya veo).
    Alguna vez, a lo mejor... de momento la música que mejor suena, ¿a sueños rotos? es la de las cajitas destartaladas.
    Ni se te ocurra asociarte a ninguna molécula... vas genial, tú.

    ResponderEliminar
  2. Podría llamarlo milagro. Lotería. Imposible. Lo flipo. Ya verás.

    ResponderEliminar
  3. Hola Billy!!!!
    Estoy muy intrigada!!!!
    La verdad es que tiramos todo tipo de cosas y resultaría sorprendente saber cuántas de ellas serían válidas para otras personas.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, esta, es de un valor incalculable.
      Abrazo, Estrella.

      Eliminar
  4. Pero, ¿un ser así no debería desdeñar los tesoros de cualquier entidad financiera, a no ser las serpentinas del triturador de balances?

    ResponderEliminar
  5. Solo cogí la muñequita. La tenía en mi mano, así, de pronto. Como si fuera un milagro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es un milagro que las muñecas se queden con nosotros!

      Eliminar
  6. Ahora entiendo todo...

    Y lo de que te gusten los juguetes, esos olvidados, es para mi otra señal.

    Besos Billy :)

    ResponderEliminar