8 de marzo de 2017

La balada de Boulevard man


Si vinieras a mis ojos podrías nadar todos los días.
En el mar, claro. Es lo que hay en los ojos de un...
Un mar precioso con veleros tan blancos y gaviotas tan altas y nubes,
tantas nubes.

Te asomarías por mi córnea a ver pasar
los trenes.
Sembrarías geranios. Uno en cada pestaña.
Tenderías las bragas, la ropa del trabajo, los calcetines.

Porque a veces te lloro. Y así termina tanto amor. Derramado por el suelo.


5 comentarios:

  1. Los calcetines sucios también... La peligrosa (pelirroja) poesía se emborracha de ojos y nosotros sólo podemos asomarnos a sus ojeras.

    ResponderEliminar
  2. Se te olvidó dejar la puerta abierta arriba ... he bajado a secarte las lágrimas aquí abajo, nunca sé qué decir cuando alguien llora... solo me contagio y eso no ayuda, a lo mejor aquí no llorabas, no sabía que decirte ... si te vale lloramos juntos... no sé, ¿sabes qué? en el contenedor no te fijaste pero al lado del llavero, tb había un puñado de nubes para ti, ; )

    Un besito, feliz finde! y nada de ojeras ... si a caso ojos como orejas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hubiera imaginado algo así. En el próximo capítulo...

      Eliminar
  3. El tema no es llorar algunas veces, el tema es saber cuándo detenerse.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar