3 de abril de 2017

Destino Plutón


..a que en determinadas circunstancias me quede mirando la cuchara
y entre de cuajo-o algún modo-al mundo sub-atómico
de los fideos chinos.
Otras escribo poemas como este
donde de todas las formas diferentes que soy capaz de imaginar,
muero al final-las rosas que sean blancas-
o acabo en el desierto-el luto que sea breve, un solo de trompeta-.

7 comentarios:

  1. Y, así, un poema por un plato de fideos...

    ResponderEliminar
  2. Hola Billy!!!!!
    A veces nos quedamos mirando al infinito, sin ver nada, de pronto es como si nos despertáramos de un letargo y seguimos como si tal cosa no hubiese ocurrido.
    Y tranquilo Billy, la muerte forma parte de la vida. Sin un final, no puede haber un principio (me gusta lo de las rosas blancas, yo dejaré aviso de que sean rosas rojas para mi).
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Por favor, mi querido Anacleto ..¡no hace falta que te mueras! si tu pones los fideos y los versos, yo me encargo de traerte al trompetista y las flores.

    AQUÍ tu solo de trompeta ...mañana las flores, lo siento, no van a ser rosas blancas, serán silvestres ; )

    MmuaaaksS!

    ResponderEliminar