23 de abril de 2017

Para Gourmets


Es cierto que voy hasta el culo de prozac; pero coño, la vida es una enorme, preciosa y estupenda mierda. Y que yo sepa algo que ocurre sólo una vez. Qué bonito todo. Las batidoras que la gente tira a la basura y las cajas de cartón llenas de gatos; la bomba H, tan redondita como una campesina de Botero; la tarde de abril contigo aquella y tantos besos, pequeños pequeños. Qué bien los Unicornios, las habitaciones de hospital llenas de globos, qué bien los gulags donde los hombres aprendían a morir sobre la nieve. Qué bien el corsé que sostenía a Isabel, vestida de tul, qué bien los hierros de Isabel, aquella jaula, qué bien que la tenían derecha y hasta, alguna vez feliz, la vi una vez entera, a Isabel, y de reojo un día que su madre la abrochaba de la espalda porque era su primera comunión, y sin corsé, Isabel era la cáscara de un plátano sin plátano. Es cierto que en el fondo, soy tonto. Un pez pequeño. Un soñador de los cojones, tan lleno de esperanza, que podría estallar como un globo. Me gustan las hormigas. Comer con las manos. Caminar mientras tanto. Siempre llego a algún sitio donde algo me estaba esperando. Pero lo que más me gusta es ser tonto. Antes soñaba con brillar como una estrella. Y no soy una estrella. Soy lo que puedo, un poco más cada mañana. Hoy por ejemplo camino del trabajo escuché la Vie en Rose en un acordeón. Era precioso. Le dije al hombre que no llevaba suelto, que eso era todo, cincuenta céntimos. Y él dijo gracias en un polaco sin dientes y yo continué mi camino mientras la Vie en Rose se iba apagando en la distancia como si el mar se la estuviera tragando. Me metí en una cafetería y pedí café y un croisant para llevar. Cuando llegué de nuevo a donde estaba el viejo la Vie en Rose casi acababa callejón abajo. También le di un cigarro. Y mientras me alejé de allí la Vie en Rose, a mis espaldas, se abrió de nuevo como una hermosa flor, sólo para mí.

13 comentarios:

  1. ¿Cuándo dices que comienzas con la desintoxicación social?

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí, eres una estrella (algún día lo sabrás)
    A mí también me gustan las hormigas. Cuando era pequeña, si llovía, les ponía un "palito-puente" para que subieran al portal de nuestra casa en el campo.
    Dicen que fritas son muy ricas!

    Besos Billy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Polvo de estrellas somos todos,pero brillar,hay que ganárselo.

      Eliminar
  3. Después de tanta historia insignificante, me faltó decir que el relato es hermoso! Hasta puedo imaginarlo, incluso la caja llena de gatos.
    Eso, que voy por partes.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginar es el primer paso para hacer realidad cualquier cosa.

      Eliminar
  4. Dicen que la felicidad del tonto llega después de la sabiduría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desaprendo a una velocidad vertiginosa. Hasta que no quede una mierda de lo que me han enseñado.

      Eliminar
  5. A mi tb me gusta comerme el yogurt con el dedo ( lo hago a solas cuando veo la tele o cosas así ; ) ando descalza siempre que puedo y no tomo pastillas de ningún tipo porque llevo los alucinógenos de serie jaja sin contar las miles de nubes que cuento y las pelis que me monto yo sola conmigo misma jajaja bueno de eso sí sabes que aquí me he montado alguna... eso para que veas que no eres el único tonto aquí )

    Que hayas vuelto con ese café calentito y el croissant ...de 10.
    Que nos lo hayas contado como solo tú sabes hacerlo, de 1000 ; )


    MmuaaaaaaaaksS!


    *Las hormigas me gustan.. las arañas y los gusanos, no. Me matan de asco.


    Gracias!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vieras que matices cobró la canción, era, como si el Sol hubiera salido recién.

      Eliminar
    2. A veces, cuando nos sentimos bien por dentro tenemos la sensación que todo brilla fuera ... el sol interior lo ilumina todo desde nuestros ojos ...seguro q ese día los tuyos parecerían faros ; )

      Eliminar
  6. Ser feliz, Billy, es cosa nuestra. Y es una tarea tn fácil, tan fścil... A que sí?...

    Muchos besos atrasados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cosa nuestra, cierto, sólo hay que mirar atrás y ver como otros son felices con nuestras sobras.
      Un beso grande.

      Eliminar