28 de mayo de 2017

A la sombra de un árbol en Hyde Park


Estas palabras que te digo ahora así bajito amor al oído a la primera luz de un alba más de la mano contigo puf puf puf están escritas con la espuma de aquel mar que tanto contemplé cuajado de estrellitas que brillaban temblorosas en el agua a la puesta de la tarde como perlas del Caribe y tú no estabas, de gotitas de lluvia sin paraguas esperando un autobús de donde nunca te bajabas, de niebla y de horizonte, de lágrimas redondas, transparentes y saladas, que caían como el plomo sobre todas las cartas que jamás terminé de escribir, te. Este idioma invisible que casi te susurro amor y que sólo la miel de tus ojos pueden ver, este garabato, estas patas de araña tejiendo que te quieros en el lienzo tan blanco del papel, esta manera jeroglífica, secreta, sólo nuestra, de alumbrar el camino.  

4 comentarios:

  1. Lo ensucias tanto de poesía que necesito pañales; no me malentiendas, deseo que me los pongan.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes qué? creo que a la sombra de ese árbol en Hyde Park te ha salido una cosa preciosísima de las tuyas!

    Un beso grandote chiquitín ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría dar la misma sombra que este árbol.
      Besitos.

      Eliminar