25 de mayo de 2017

Érase una vez, y otra, y otra.


Y allí estaba toda ella arrodicuclillada sobre aquel césped tan green dando de comer con sus cinco deditos a los patos del parque migas de pan de centeno en el pico un día tan bonito y soliazuleado de cuento de Disney a las cuatro más o menos de la tarde con nubes redonditas de Botero y flores con carita de no haber roto nunca un plato y toda ella, cuak cuak, San Francisca de Asís casi.

Hasta que un pájaro de aquellos tuvo la idea genial de picarle el esmalte de las uñas, y a la segunda que intentó quitarle de la mano que le daba de comer una hogaza, la tarde se tornó tan oscura como la boca de un lobo y de dentro de ella toda ella le salió un demonio por los ojos y le dio al pato un puñetazo tal y tan certero como el golpe de un martillo sobre un clavo y el pato cayó muerto de ipso facto tan seco como un palo y con los ojos abiertos, boca arriba, y tieso.

Antes de que nos viera un guardia nos fuimos de allí disimulando que a aquella criatura de Dios le había dado una subida de tensión así de pronto y que por eso parecía un pollo de supermercado, tan quieto en la sección de congelados.

Joder pato, en qué estabas pensando...


9 comentarios:

  1. Y sí, a veces sale el demonio que llevamos adentro. Pobre pato, debieron enterrarlo porque una vez alguien me dijo que: "Todo lo que nos rodea merece ser sagrado"
    Me encantó esta historia triste.
    Besos Billy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo. Ya sabes que todo es relativo. Por eso casi.

      Eliminar
  2. Ya muerto, es una tontería no comerse lo sagrado y no llevar al difunto de procesión en los intestinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hisicste reír. "Pato sagrado con papas".
      Esa frase me la dijo Billy, en un escrito donde habla del entierro de sus zapatos. jaja.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Era "hiciste", invertí todo.

      Eliminar
    3. Ya muerto, podemos honrar la memoria o escupir sobre su tumba. Cuestión de gustos.

      Eliminar
    4. O aprovechar la coyuntura para el buen apetito (que es otra manera de honrar la muerte a través de la vida).

      Eliminar

  3. Directo al cielo de los patos sin pasar por taquilla. Al menos no sufrió ; )

    Todo lo que nos rodea debería ser sagrado, cierto, pero a veces el infierno se apodera de nosotros (patos y humanos) y nos sale nuestro demonio. .. porque claro, da pena el pobre pato pero ¿crees que el cuento del Patito feo es casual? Para nada! A veces son crueles y despiadados ... mamá pata, siempre pasará del patito más débil y sí, si ven comida se ciegan...En fin, solo recomendarte encarecidamente que por favor tengas mucho cuidado cuando tú la picotees ; )

    A lot Kisses, a cup of green tea and a very very happy weekend !!!!



    * Y un cua cua muy sentido por el eterno descanso del alma del patito jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sufrió nada de nada, se quedó tieso en el momento, parecía de porcelana el cabrón...

      Eliminar