29 de junio de 2017

Por el ojo de una aguja


Si alguna vez tuviera un norte que perder
tendría el pelo negro como tú
y la anilla de una M26 entre los dientes.

Si habraraquetuviese que abrazar por lo que fuere alguna fe
me aferraría a tu cintura como a un árbol
hasta que pasara el tsunami.

Y aunque me encantaría ver como la coz de un mulo te arranca de cuajo la cabeza
siempre te amaré lo suficiente, así bonito, como un diente torcido.

4 comentarios: