28 de agosto de 2017

Olaia y la montaña mágica, capítulo 11

-¿A mí qué me importa que un tren salga de Madrid a las catorce treinta y otro desde Barcelona media hora más tarde? Ni a qué velocidad. Ni en qué punto se encuentran. Si no van a pararse, si van cada uno a lo suyo, y mira, que a lo mejor van dentro dos medias naranjas cada uno en dirección contraria. En cambio Fibonacci...su espiral está presente en todo lo que vemos, desde un caracol a la galaxia más absurda y lejana, desde un simple dedal, al corazón humano. ¿A ti te interesa cuántos huevos pone una gallina al mes si de lunes a sábado pone un huevo y los domingos tres, niña?

“AmínomaestroDonJusto;perosieltrenesevaalaplayapuestendríamuchaprisaporllegaryestaríatodoeltiempopreguntándoleamimadrequesifaltamucho”.

-Arquímedes y su punto de apoyo. Mucho más fácil mover el mundo así. No sé cómo lo harían antes, supongo que a empujones, así lo arreglan todo, en fin: Leonardo. Leonardo era un genio, algo increíble, un visionario. Hoy, saldremos al patio a estudiar la asombrosa geometría de las telas de arañas. Niñas...

Septiembre ya viene. Se nota en la luz. Es como cuando se quedan sin pilas la linternas.

-Nuria...¡Pssss! ¡Pssss!

Nuria está concentrada en a ver si ve la espiral esa que dice Don Justo; pero lo único qué ve, es una mosca muy gorda atrapada en el centro de la tela de araña.

-Nuria, tengo que contarte un secreto.

Cuando ha dicho “secreto”, Nuria a aterrizado en el planeta y los ojos se le han vuelto redondos como platos soperos y la boca se le ha abierto así de grande y sabe dios, que iba a salir de ella y cuántas veces si no fuera porque Olaia con la mano le ha taponado como un corcho las palabras. Pero hubiera dicho “¿Unsecreto,quésecreto,cuálsecreto,dimedimemdimedime?¿Eh?¿Eh?¿Eh?” y tan alto que toda la clase se hubiera enterado. Y entonces ya no sería un secreto. Y le quitarían el gato. Y es tan bonito. Y está tan suave, y...

“NadienosvaaquitarnuestrogatoOlaiatelojuroporlatumbademipadre.Cuandosemueraclaro-¿Nuestro gato?-.Quedigoyoque¿dóndeestá?¿Eh?”

-Ohhhhhh es precioso...si pudiera acariciarlo-es que Marta ya no tiene manos, se las comió un león que se escapó del zoo. Salió en los periódicos-. ¿Y que nombre vamos a ponerle?-¿Vamos?-. ¿Adolfo? ¿Lord Byron?

-¿Puedo cogerlo?-Amarula sí tiene manos. Lo que no tiene es futuro. Un par de años más. Lo que sea se la está comiendo y tampoco saben qué nombre ponerle. Mientras tanto sonríe todo el tiempo porque dice, que una sonrisa, abre todas las puertas del mundo. Nadie sabe muy bien por qué hace eso.

Al final han decidido meter en una taza un nombre cada una escrito en un papel, y el que salga, pues ese.

-Ábrelo tú Olaia.

-¿Marfelino? Será Marcelino, ¿No, Belinda? Esta es tu letra.

-Clado, Marfelino, lo pone ahí bien cladito, ¿no lo vez?

Las demás se ríen. Hasta a papá Ramón le haría gracia. 

Marfelino entonces es un gato chico con rayas en el pelo y los ojos tan verdes y la panza tan blanca. Vive en una caja de cartón. Debajo de la cama. 

-Hay que esconderlo. No puede estar ahí. Imagina que se pone a maullar en mitad de la noche y despierta a la enfermera Juana. Lo estrujaría con una sola mano como a una naranja.

-Juana no es mala. Cada vez aprieta menos los nudos del corsé. Y a veces me cepilla el pelo. Y me habla de un hijo que tuvo y que ya no tiene y que por eso pesa ciento treinta y nueve kilos, porque casi se muere de no comer nada y un día sin venir a cuento se puso a comer y todavía no ha parado. Pero no reviento dice, como un globo. No le haría nada a...

-Marfelino.

Y todas vuelven a reírse. Todas menos Catalina. Hasta que Amarula le pone a Marfelino entre los brazos. Ahí están, sus dos hoyuelos uno a cada lado de la cara, tan bonitos, que dan ganas de ponerse a jugar a las canicas.

10 comentarios:

  1. Y es un problema de trenes
    vidas, alcanzándose
    piezas, suerte, pizca de historia
    al final, un poema
    prosa y poema
    poema y prosa


    Gracias, bicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Entiendo que es tu camino, y eso, es suficiente.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Gracias a ti por tu tiempo,ese bien preciado.

    ResponderEliminar
  3. Tu no escribes historias, escribes comprimidos concentrados de esperanza para degustarlos en tomas de mañana tarde y noche durante toda la vida ; )

    Miauu!

    MmuaaksS!

    PD
    Estoy deseando q Amaranta Úrsula -la niña con síndrome de Down, q tiene dos trompetillas porque además le faltan las orejas y toca el piano con los dedos de los pies porque tiene solo dos dedos en cada mano jaja - se encuentre con Marfelino -mientras Nuria le explica a Olaia al apretarle el corsé cuando Juana se pone a dieta y sale a hacer ejercicio la forma esa tan deliciosa en la q ( aun no se quien... la mira desde no se donde de no sé qué manera ) .. seguro que tu sabes quien ; )

    .. hasta mañana a todos en el cole !

    ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribo esperanza, es verdad, en este mundo raro.

      Eliminar
  4. Para compensar los borrones (mientras vuelven a aparecer las palabras bonitas q siempre se escriben aquí... como estoy d viaje con el móvil y tengo un ratito mientras embargo os mando para ti y las niñas juguetes para q en este cole brille siempre la esperanza y las sonrisas...🎁🎈🎆🎈🎆🎈🎆🎈🎹🎸🎷🎹🎸🎷🎸🎶🎶🎸🎷🎹🎶🎶🥁🎻🎺🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🍭🎁🎆🎈🎆🎈🎆🎈🎆🎈🎁...😘

    ResponderEliminar