22 de agosto de 2017

Olaia y la montaña mágica, capítulo 8


Es extraño, que para ser la profesora de lengua, la señorita Marie lleve veinte minutos callada.

-¿Habéis saboreado ese silencio? -las niñas no saben qué decir. Se miran unas a otras buscando esa complicidad de esta profe es muy rara ¿A qué sabe el silencio?-. ¿No es desasosesisogante? ¿Incertidumbroso? ¿No es como si te arrojaran a un rio con bolas de plomo en la barriga o te castigaran sin postre y a la cama durante el resto de tu vida?

“¡¡¡SeñoritaMarieyonoheescuchadonadadenadaycasiquememuerosinpoderhablaraunquefueraunpoquitosiquierayhastaparecequehapasadounasemanaytodavíamelatemuydeprisamuydeprisaelcorazóndeloincertibrundosifo!!!”

-Pues imagina Nuria que acabas tus días encerrada en una caja de madera, de esas grandes que van en los barcos rumbo a cualquier sitio que este lejos e imagina que el barco se hunde y acabas en el fondo del Océano Índico, muy hondo y te quedas allí para siempre y sin nada más que hacer que estar a oscuras.

“MipadreestenientedelaguardiacivilyocreoquemandaríaabuscarmeunacuadrillaoalgoseñoritaMariedigoyoporqueunavezseperdióunñiñoenelpueblodealladoymipadre...”

-Nadie sabe dónde estás.

“Peroesquenoloentiendo¿porquéibaaestaryoenunacajademaderayademás,losbarosllevanunaradioque...”

-La radio no funciona.

“YayaseñoritaMarieperoesque...”

-Nuria...

-¿Qué?

-Vas en un barco. Dentro de una caja. Y el barco se hunde. Así es la vida. Acostúmbrate.
Pues bien, debe ser horrible, como seguramente estéis pensando, y la culpa, es del verbo haber. ¿Sabes por qué niña con lacito que mira quién sabe qué cosa en la distancia?

Olaia pensaba en quién le quitará esta noche el corsé si no es mamá-una enfermera que se llama Juana y pesará como doscientos kilos. La ha visto pasar por los pasillos y el suelo temblaba. ¿Y con qué manos, y con qué ganas, y con qué acierto?-. Olaia lejos. Olaia triste como un perro sin hueso. Tan elegantemente pálida. Olaia diciendo no lo sé, señorita Marie, ¿por qué?

-Exactamente, porque en su pretérito perfecto, es un hábito del que no hacemos nada por desprendernos: si yo hubiera. ¡Ay, si yo hubiera! ¿Verdad Olaia? ¿Cuántas cosas no has hecho? ¿De qué te quedaste con las ganas? Catalina-Catalina es sorda-¿Qué te gustaría ser de mayor? ¿Astronauta? ¿Modista?-Catalina es muda-¿Cantante? A lo mejor, doctora-Catalina es ciega-. ¿Y tú Nuria? ¿Tú quieres ser doctora? ¿Cirujana? ¿Algo así?

No es extraño que nadie la llame por su nombre.

-Hay cosas que nunca vais a hacer.

Silencio. Y ahora si pesa.

-A partir de ahora, las chicas del Instituto Fitzrovia van a practicar un verbo nuevo. Primer mandamiento: “Tengo que”. Para mañana, una redacción con las cosas que más os gusta hacer, y las que menos, encima de mi mesa. Trescientas palabras. Las contaré.

8 comentarios:

  1. Una ( Tengo, tenía que decirte(os) Holaaaaaaa!!
    ...Olaia, Nuria, Marie ... Billy :-)
    once, doce ....
    .
    .
    .
    tiene mucha razón la profe Marie, con dos piernas se puede andar, pero jamás volar. Solo se vuela con la mente y ni aun así se puede hacer todo lo que tenemos que hacer ¿ sabes por qué? porque lo más difícil no es hacer algo, lo realmente difícil es saber "qué".
    Una vez averiguas "qué deseas hacer" ya tienes la mitad del terreno andado, lo demás es fácil...
    Cierras los ojos y vuelas en dirección a él/ello ; )
    .
    .
    .

    .

    .
    .
    ...doscientos noventa y 8, 299 y ...
    trescientas!!!


    Un besito monstruo ( bis ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monstruo yo? Pues sí.
      Espero que disfrutes tanto como yo de este relato por entregas.
      Made whit love,as usual.

      Eliminar
    2. "Y qué pronto ya es mañana algunas veces" ...muy cierto. Y qué cortito se hace algo largo cuando te hace sonreír pequeñito mientras lo lees ( aunque leer a Nuria destroce los ojos ; ) te lo escribo aquí porque arriba, tras tanto suspenso y aun cuando en el jardín tienen un estanque de ranas, no has dejado espacio para comentarte ...

      Sí, disfruto. Mil gracias. Es cierto que se nota todo el amor q le pones tú a las letras, como la comida q hacen las abuelas despacito, por eso todo sabe sieeempre riquísimo ; )

      Que te de tiempo a descansar una barbaridad este finde!!! ; )



      Eliminar
    3. A veces se me olvida darle al botón de comentarios. Pues bueno, me alegro que te guste el relatito. Besitos, valkiria.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pregunto:lo tuyo tiene solución?
      Porque hay cosas que la tienen y otras que no. O nos gustan como son.

      Eliminar