10 de noviembre de 2017

Asimétrico


Ahora escribo poemas de amor con cuatro patas; pero antes
doblaba las camisas así así así y así,
hasta que parecían servilletas del MacDonal´s.
Dejaba los suelos brillantes como el lago Michigan.
Sin migas de galletas ni amor para las hormigas.
Planchaba los
calzoncillos, los platos, los pijamas, los grifos de cocina, los zapatos...
y era capaz de perseguir una mota de polvo por toda la casa.
Me hacía la raya el pelo con un astrolabio
y algunos algoritmos con la ayuda de una pequeña
calculadora de bolsillo.
Tenía, una cuenta en el banco con muchos numeritos.
Un juego de sartenes.
Y un plato con cerezas de plástico encima de la mesa.

Yo antes tenía hasta prisa.

4 comentarios:

  1. Yo antes sacaba mi basura.
    Ahora me gusta mi basura.
    Me gusta como escribes a cuatro patas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno se alegra ser útil...(El hombre bicentenario)

      Eliminar
    2. Es una de mis pelis favoritas.
      Decidir cuándo has llegado al final de tu camino.
      Una gran película Billy.
      Lo importante no es dejar huella en este mundo ni que te recuerden por tus proezas.
      Me conformo con que una sola persona me recuerde con amor.
      Imagino que vivir consiste en eso.
      Vivir para que alguien te recuerde.
      Así no serás olvidado.
      Tengo miedo al olvido creo.





      Eliminar
    3. Lo importante es lo que uno decida que es importante. Yo personalmente no tengo ningún interés en dejar huella. Creo más importante saludar al vecino o dejarle tu asiento del bus a una vieja.

      Eliminar