8 de noviembre de 2017

Cooper salva el mundo




-¡Eh, Cooper, cuando termines de barrer, baja esas cajas al almacén! ¿Qué coño haces ahí agachado?¿Le estás soplando a una araña?

-No quiero barrerla.

-A ver, coño, pues le das un pisotón así y...

-Es que no quiero matarla.

-En diez minutos sale la gente de la fábrica y todavía hay que poner todos los cubiertos en las mesas.

-Ya voy.

Llevo dos semanas trabajando aquí. La araña se ha ido a meter debajo de una losa. May es muy linda. May tiene un hijo. Su hijo no tiene padre. Si tuviera padre se llamaría Donald y ahora estaría surfeando en Haway. La he visto varias veces recostada sobre el mostrador sonriéndole a tipos que no se han duchado en una semana. May tiene 19 años. También la he visto llorar un par de veces mientras hablaba por teléfono con su madre: “¿Sabes cuánto vale un alquiler, mamá? ¿Y tantos pañales? Es tu nieto. Te lo devolveré”.

-¿Te gustan los niños, Cooper?

-Hacen mucho ruido.

-Es al revés...

-¿Qué?

-El tenedor a la izquierda.

-Vale.

May tiene los ojos verdes.

-¿Por qué haces eso, May?

-¿Qué?

-Con esos tipos. Es como si fueras a montarte en un camión con cualquiera de ellos y no fueras a volver jamás. Puedes criar a tu hijo sola. Como una leona. Una leona en la sabana.

-Qué sabrás tú. ¿Eres poeta? La poesía no me va a sacar de esta mierda de pueblo.

-¿Y uno de esos tíos sí? ¿Y dónde va a llevarte? ¿Al infierno?

-Deberías meterte en tus asuntos, Cooper.

-Pues deja de coquetear conmigo.

-A la izquierda, Cooper, el tenedor a la izquierda, trae, así, esta es la izquierda, ¿lo ves? Joder, es la tercera vez que te lo digo.

-La segunda. Todavía no me he casado contigo y ya lo estás organizando todo. No funcionaría, May. No soy lo que buscas. ¿Eso es una sonrisa? Wow...es preciosa. A la izquierda, vale.

-Cuando dejéis de hacer el gilipollas, abrimos. ¿Porque no hay beso, no? ¿O sí?

Roguer es el encargado. Se encarga de hacerle la vida imposible a todo el mundo. Y lo hace muy bien. Bravo Roguer.

-No me caes bien Roguer.

-¿Cómo dices?

-Y no, no hay beso. Pero May y yo vamos a bailar esta canción. ¡¿Puedes subirle el volumen a eso, Patricia?! ¿Bailas, May?

-Estás muy loco, chaval. Te acabas de quedar sin trabajo.¿ Que si bailo? 

-Me encanta esta canción. ¡Gracias, Patricia!

-Bailas fatal.

-Ya lo sé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario